El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Los lunes del barón Davillier (2). De franceses hispanoblantes y de loros francófonos.

El 26 de septiembre de 2011 en Fondo antiguo, Libros por | 4 Comentarios

Salamanca y su puente romano vistos por Doré

El barón Davillier nos dice al principio de su Viaje por España  que Gustavo Doré le inquiría con frecuencia:

“- ¿Cuando salimos para España?

– Pero, querido amigo –le respondía yo-, ¿te olvidas de que, si sé contar, he recorrido nueve veces ya, en todas las direcciones, la tierra clásica de las castañuelas y del bolero”.

El viaje de 1862, que haría con Doré, sería su décimo y hay quienes mantienen que llegó a visitar España bastantes más veces. Nuestro viajero conocía al dedillo España y la lengua de Cervantes. Antes de alejarse de Salamanca,  decide dedicar algunas palabras al asunto de la lengua. “El español es, en nuestra opinión, la lengua que más parecido ofrece con el francés. En el siglo XVI estaba muy extendido por Francia. Se encuentra entre nuestros autores de esta época buen número de palabras y de giros tomados de la lengua castellana”, escribe. Tras citar a Pierre de Branthôme, quien por aquel entonces advirtió que “la mayor parte de los franceses de hoy, al menos aquellos a quienes se ve un poco”, es decir, las gentes importantes, “saben hablar o entienden esta lengua”, Davillier nota que “sería fácil multiplicar los ejemplos, pero nos contentaremos con el testimonio de Cervantes, quien asegura en su novela Persiles y Segismunda que “en Francia, ni varón ni mujer deja de aprender la lengua castellana”.

“El español se ha conservado más puro de mezclas extranjeras que el italiano, y ha recibido menos galicismos, incluso en la época en que la influencia francesa era tan grande en la Corte de España”, señala el barón hispanófilo, antes de referir una anécdota, propia de la España negra, que refleja la frustración de algunos en aquella corte del ocaso de los Austria con los aires llegados de allende los Pirineos. “La resistencia se manifestaba entonces de un modo muy original; por ejemplo, la camarera mayor de la reina, primera mujer de Carlos II, hizo matar dos loros porque hablaban francés”.

La reina era María Luisa de Orleáns, sobrina de Luis XIV, que se hizo acompañar a su boda en España de los loros a que se refiere Davillier, aunque otros aluden a cotorras. El caso es que la malhumorada y metomentodo duquesa de Terranova hacía la vida imposible desde su posición de camarera mayor a la joven reina, que se alegraría en su fuero interno cada vez que los bichos gritaban “Vive la France!” en el momento en que la de Terranova aparecía en escena, según cuenta la historia de andar por casa. Guerra fría en Palacio. Harta de la ofensa sonora y ni corta ni perezosa, la marquesa acabó sin miramientos con los coloridos emplumados, como nos cuenta Davillier. Una María Luisa hastiada de su irascible y atrabiliaria camarera mayor convocó a todas sus damas y ante ellas la abofeteó regiamente.

Otras entradas de esta serie:

Los lunes del barón Davillier (1)

Los lunes del barón Davillier (3). De lenguas vernáculas.

Los lunes del barón Davillier (4). De una Barcelona sin Gaudí.

Los lunes del barón Davillier (5). De ladrones y otras gentes de mal vivir.

Los lunes del barón Davillier (6). Del verdadero plato nacional… y no es la paella.

Los lunes del barón Davillier (7). Del animal enciclopédico y calumnias vengadas.

Los lunes de Davillier (8). De cómo buscar emociones imaginando bandoleros de leyenda.

Los lunes de Davillier (9). De Los Siete Niños de Écija a José María el Tempranillo.

Los lunes de Davillier (10). De los toros como “cosa española por encima de todas las otras”.

Los lunes del barón Davillier (11). Del chocolate como excusa para descubrir la España desconocida

Los lunes del barón Davillier (12). De ruidos, violines, guitarras y bellezas antaño ignotas

Los lunes del barón Davillier (13). De Doré y su visión de España como perfectos compañeros de viaje

Los lunes del barón Davillier (y 14). De Doré en la buena compañía de Cervantes y el ‘Quijote’

Comparte esta entrada

Twitter Facebook Google+ LinkedIn Del.icio.us Tumblr Del.icio.us

4 comentarios a «Los lunes del barón Davillier (2). De franceses hispanoblantes y de loros francófonos.»

  1. […] Los lunes del barón Davillier (2). De franceses hispanoblantes y de loros francófonos. […]

  2. […] Los lunes del barón Davillier (2). De franceses hispanoblantes y de loros francófonos. […]

  3. […] Los lunes del barón Davillier (2). De franceses hispanoblantes y de loros francófonos. […]

  4. […] Los lunes del barón Davillier (2). De franceses hispanoblantes y de loros francófonos. […]

Responde a Los lunes de Davillier (9). De Los Siete Niños de Écija a José María el Tempranillo. « Blog de la Biblioteca Octavio Paz

  • Facebook
  • RSS

Instituto Cervantes de París

Biblioteca Octavio Paz

7, rue Quentin Bauchart

75008 París

Tel.: +33 (0)1 49 52 92 71

Lunes a jueves: de 11:30 a 18:30 h.

Viernes: de 10:00 a 15:00 h.

Contacto:
bibpar@cervantes.es

Consulte el catálogo:

Calendario

septiembre 2011
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Red de bibliotecas del IC en la web social

  • Blogs de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Facebook de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Twitter
  • Google+ de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Canal YouTube de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Marcadores de la RBIC en Delicious

Categorías

Formación de profesores

https://calendar.google.com/calendar/embed?src=3c0q2g2bqr22imb60tg06g518k%40group.calendar.google.com&ctz=Europe%2FParis
© Instituto Cervantes 1997-2022. Reservados todos los derechos.