El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

El Quijote lleva faldas

A veces, me pregunto si ella sabe realmente que está sucediendo en el mundo a su alrededor y elige ignorar las consecuencias de sus acciones. Estoy describiendo a mi hermana. Una vez mas, me pregunto si tiene razón o si está totalmente loca.

¿Cuál es el origen de las maravillosas ilusiones que  persigue?
Por estas razones es que me siento eufórico siempre que estoy en su presencia y puedo olvidar las preocupaciones y los problemas . Escapo de la realidad para tener aventuras con ella, aunque no sean de caballeros andantes.

Me gusta creer que soy Sancho Panza (pero sin panza), así que Sancho solamente.
Yo nunca podría tomar el papel de Quijote, no tengo el carisma o la energía, ni el deseo insaciable de honor y gloria que es evidente en ella.

Su incesante erupción de palabras está lleno de aforismos sobre el mejor camino a encontrar propósito y belleza en la vida y en el mundo. El otro día, cuando fuimos a la iglesia, ella empezó a despotricar sobre la disparidad de riquezas en el mundo frente al cura después de la misa. Estaba sorprendido, no de su ilógica pelea, que en última instancia llevaría a un punto muerto, pero de su inteligencia fiera y de su tenacidad.
Aunque el cura estaba de acuerdo y no quería hacer una escena, fue imposible para los demás no escuchar esta arenga. Sin embargo, al mismo tiempo, a pesar de que el hecho que discutíamos  fuese en la casa de Dios, tuve que admirar su habilidad de pelear sin fin, incluso cuando nadie discutía detrás.

Trata de mantener el sistema valores, aunque por ser una mujer joven otros no simpaticen con sus ideas o simplemente no la entiendan. Me pregunto el origen de todas las ideas.¿Es la literatura?. Todo lo que ella lee está en su cabeza y a veces pienso que ve una mezcla de realidad y sueños.  Es como si eligiera las cosas que quiere ver y luchar por ello y por esa razón otras personas no pueden dominarla.

Suelo oír que mi hermana siempre tiene la última palabra. Me gusta esto.
Hoy en día es muy diferente que en la época de Cervantes. Mi Quijote lleva faldas pero tiene las mismas aspiraciones, ideas, deseo de justicia y sueños que el caballero andante.

Hay pocas personas  que  me hacen sentir vivo realmente como mi hermana. Desde lo más profundo de mi corazón pienso que sin ella, sentiría que pierdo el Quijote de mi vida y sería muy triste vivir sin ver las cosas de otra manera.

Sean N.
Tonbridge Grammar School

Comparte esta entrada

Twitter Facebook Google+ LinkedIn Del.icio.us Tumblr Del.icio.us

Entradas relacionadas

Etiquetas

Un comentario a «El Quijote lleva faldas»

  1. Maria Di Bona dice:

    Felicitaciones!! Se que hiciste un gran esfuerzo estudiando el Quijote y escribiendo la historia para el concurso. Es original y captaste la esencia de los valores del Quijote en mi modesta opinion. Pero lo que me gusta destacar es que te animante a concursar!

Responde a Maria Di Bona

© Instituto Cervantes 1997-2022. Reservados todos los derechos. cenlon@cervantes.es