El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Don Quixote competition

Yes! We have finally published all the 80 short stories received for our “Don Quixote competition”

To find yours, just type your forename in the searching box of the blog.

Thank you very much again for participating and thank you very much to all the teachers that encouraged their pupils to write about Don Quijote. You all made a very good job.

 We really enjoyed reading the texts received and we are very sorry we just could give four prizes for two winners in the two different categories.

category 7-11 y. o.

 1st prize   Alex Vicar “The Quijote in my life”

 2nd prize category 7-11 y. o. Nikki Moxhag-Baker “Lampposts in the city”

category 12-19 y. o.

 1st prize: Anthony James “Don Quijote”

 2nd prize: Sara Aveni “Giulio, mi quijote”

We hope you enjoyed as much as we did practising your Spanish and maybe discovering something new about our culture and about Don Quijote. In fact, this was the main purpose of our competition.

We hope you will celebrate with us the International Book Day next year again.

Share

El Quijote de mi vida

El Quijote de mi vida es mi hermano menor porque tiene un buen corazón, gusta libros de aventuras, algunos tiempos se pelea, tiene muchos amigos y tiene yo y mi hermano  mayor para escuderos.

También gusta salir de casa para jugar.

Esta mismo cómo un león feroz y valiente. También tiene muchas aventuras como don quijote tiene.

Tiene un buen corazón porque siempre abraza a mama cuando ella regresa de afuera.   También gusta ir de marcha a cosas misteriosas. Tiene cincuenta amigos: Whitman, Maria, Nicholas,

Señora  Pam, Kian en ec3, Julia en grado 2, señora Olga, y las otras me ha borrado de la memoria.

Gusta pelar  conmigo sobre cosas como quien va primero o que “tú no puedes jugar con eso” y cosas así.  Pero todavía cuando se equívoca con algo yo estoy allí para el siempre.

El también sufre pesadillas como Don Quijote cuando tiene miedo de algo en la día de algo. También puede hacer promesas y es muy confiable. También tiene  muchas aventuras pero muchos fueron algo malo. Para ejemplo cuando se perdió de desayuno solo para ir al centro para niños para jugar dentro los chiquitos carros para divertir se.

También gusta comida de España.

Algunas veces está un poquito loco en casa, así necesita tener algo un poquito más divertido.

Así que mi hermano menor esta el Don quijote de mi vida, esta un chiquito niño de cuatro años con un imaginación muy, muy grande. También esta una persona con mucha energía.

Duncan H-S.
Southbank International School, Hampstead

Don Quijote

Tengo este amigo. Al menos así, pensé que lo tenía. Debería han dado cuenta antes haberme de cómo era, yo podría haber le detenido. Yo podría haber detenido todo. Siempre tenía una imaginación fantástica, incluso cuando éramos jóvenes. Nos reunamos cuando teníamos siete. Se mudó a mi escuela en el año, ella era tímida y hermosa; ella se sentaba en la esquina y sólo dibujaba imágenes y escribía en su libro poco. Su diario poco.

Todos los demás pensaban que ella era extraña, pero yo estaba intrigada por ella, por lo que un día fue y se sentó con ella, supongo que fue el día que regaló mi vida. Deseo que no lo hubiera hecho. Nos convertimos en amigas: mejores amigas. Vivió en mi calle, jugábamos cada día. Ella tenía esta imaginación que fue simplemente fuera de este mundo, algunos días me preguntaba si era normal, pero ella era mi amiga. Sí, ella era mi amiga. Hemos jugado partidos, actuamos  personajes y pretendimos ser princesas – todas sus ideas.

Es extraño que pensara esto como normal. No era normal. Pero teníamos a siete años. Estábamos libres. Bueno, estaba, a continuación.

A medida que creció continuamos siendo amigos, le gustaba el teatro, me han gustado matemáticas, me ha gustado la coherencia y la evidencia: me gusta la prueba, mi amiga fue por otro lado, nada como yo. Ella nunca fue. Supongo que permanecí amigas con ella a través de los años porque no tenía a nadie, he perdida mis amigos principales, le gustaba.

Pero yo no soy el tipo a mi espalda sobre un amigo. Lo debería haber hecho. Mis amigos me dijeron que no estaba bien, que mintió. Creo que esto todo junto, yo sabía que supongo que me ha gustado mucho la emoción. La emoción de las historias que se dijo, era claro como el agua eran todas falsas.

Solía tener muchas problemas cuando estaba con ella, por cosas que no había hecho. Nunca era yo. Nadie cree en mí, ni en mi madre. Ella aplastada por el efecto de invernadero con un ladrillo de una vez, por alguna razón, ella estaba sólo enojada. Dijo que era yo. ¿Por qué ella dijo era yo? Le dijo a mi madre que «de repente enloquecí» y que actué como «un dragón enojado». Aún no sabía lo que actuaría como un dragón enfadado. Permanecido en silencio. Parecía haber perdido mi voz cuando estaba con ella, ella robó, ella robó las palabras de verdad de mí. Siempre hizo. ¡Yo estaba en tierra por un mes! – Yo no podía verla – nunca me he sentido tan libre.

Era como un ‘ el quijote’. A veces, no lo entiendo le en absoluto. A veces, deseo que hice, a veces, me alegró que no. Encontré mi voz de nuevo. Ya no estoy bajo su control. Tenía este amiga. Y ella era una mentirosa. Lamento todo lo que me hizo hacer, pero yo estoy  libre de ella ahora. Por siempre.

Nunca confiesa en El Quijote.

Samantha M.
Barton Court Grammar School

Don Quixote

Don Quixote is crazy and funny. He’s crazy like two tigers in a fight. He’s funny like a clown in a circus. He reminds me of Harry Hill. Let me tell you something in a little more detail.
 
Don Quixote is crazy Harry Hill is crazy in a good way. Don Quixote is crazy in a good way. Harry says crazy things; Don says crazy things and also does see differently. Harry’s comments are crazy. However, Don Quixote is a little insane.
 
Harry Hill is really funny. Don Quixote is funny. He fights windmills. Harry Hill says funny things, based on videos. Don is funny because he sees well funny. Harry puts funny videos on televisions and then says weird things. Don does funny things like fight windmills. Harry says things with a funny voice. Don is funny in a weird way.
 
I hope you have enjoyed my report. Crazy and funny are one of the many reasons why he’s a Don Quixote. I feel sorry for people who don’t have a Don Quixote in their like.

Jessica McG.
Park Road School, Warrington

Don Quijote

Donna salió deprisa de la mansión y registró la zona con preocupación. “Tiene que estar aquí,” pensó, y aun así, lo que tenía delante demostraba lo contrario; a su marido, Kevin, no se le veía por ningún lado. Perpleja, Donna se acercó a un banco de piedra y se sentó. No había estado allí ni siquiera dos segundos cuando, de repente, el seto la envolvió. Sacudiendo los brazos como un gato salvaje, Donna soltó un alarido y empezó a aporrear a su captor. “Donna, para de pegarme con tanta violencia, por favor, o me vas a magullar terriblemente.” Reconociendo la voz, dejó de moverse y se dio la vuelta.

“Kevin, ¿Por qué estamos en el seto?” Donna lo miró con desaprobación, y arqueó una ceja a su extraño atuendo. Llevaba pantalones cortos color beige, un sombrero de caza descomunal y un cinturón grande que se había atado torpemente alrededor de su considerable cintura. Después de liberar a Donna, volvió con rapidez a su ocupación previa; mirando fijamente por el espacio pequeño entre la base y el respaldo del banco. Giró la esfera para enfocar los prismáticos y de pronto soltó un grito de satisfacción. Se volvió a su mujer con una sonrisa traviesa de oreja a oreja y, con un susurro ronco, exclamó “¡Lo he encontrado!”

“¿Qué es, precisamente, lo que has encontrado?” Donna sabía que era mejor no confiar en los arrebatos de Kevin: como era un hombre superdotado, siempre se le había dado todo bien, pero ahora, a punto de cumplir cincuenta y cinco años, su agudeza intelectual se había convertido en una excentricidad profunda, que rozaba la locura.
“El ejército…” contestó, lleno de entusiasmo, “…y ¡no voy a dejar que esta vez!” Con una ráfaga de energía, saltó del seto a toda velocidad hacia el cobertizo donde guardaban las herramientas. La reacción de su marido dejó atónita a Donna. “¿Qué ‘ejército’?” Pensó para sí misma, “y ¿Qué va a hacer en el cobertizo?”…

Al otro lado de la finca, la Señora Álvarez montaba su caballo por el camino de herradura. Le parecía un día estupendo. Todavía ninguno de los chicos se había caído de los caballos, y el buen tiempo le daba la oportunidad de gozar de las vistas preciosas. Estaba a punto de silbar una melodía alegre cuando, de repente, un cortacésped pasó por delante como una bala. No lo podía creer, pero la figura que veía era totalmente real: un hombre montaba el cortacésped, y aceleraba hacia el grupo de alumnos gritando “¡Os destierro de ésta tierra!” mientras asestaba un golpe al aire con un rastrillo.

Una niña de seis años, Silvia, se acercó al hombre raro. Miró los pantalones cortos, el sombrero descomunal y su considerable cintura, y con entusiasmo exclamó “¡Duendecillo!”. En ese momento, Kevin cayó en la cuenta de la realidad de la situación; éste grupo no era ningún ejército. Con un suspiro, simplemente se levantó y se marchó, y los jinetes continuaron como si ni siquiera hubiera estado allí. 

Robyn B.
Tunbridge Wells Girls’ Grammar School

My quixote cats

It all started with two kittens and two children.  A fluffy kitten was chosen by the boy, and one with a smudge over her eye was chosen by the girl.  They were young children so they choose the obvious names.  As they grew older a new T.V. series of wild lions was released.  The brother and the sister watched this program, not noticing that the cats watched as well.  “Oooh, I love this program!” purred Fluffy.  “So do I!” Smudge meowed.  The screen showed a pride of lions being stalked by vultures.  “The food we find is ours….so fly off dragon, or I’ll eat you too!” roared the lion.

“Gosh, our relations are cool!” purred Smudge.

A moth was bashing the window, “Smudge,” Fluffy whispered, “A dragon is outside”.                       

“What?” Smudge looked out the window. “Not just one, hundreds of ‘em.” 

There were moths spread all across the field.  As leaders of their pride, the cats went to fight.  When they reached the field the boy and his sister noticed them.  They laughed at the cat’s impressive acrobatics, but they didn’t notice.  As the cats had finished off the moths, a shriek came from the trees so they went to investigate.  When they reached the tree tops a pigeon startled them. 

Smudge fell out of the tree.  “Smudge!” Fluffy wailed, she swiped her paws at the pigeon but she couldn’t hit it.  As the bird was about to flap its wings Smudge struck at its back shouting “Take that evil dragon!”  The pigeon flew off. “Well done Smudge!” Fluffy yowled.  Feeling triumphant, the pair trotted back to the house.

Later that day, another episode appeared. “The lion pride is starving and must find some food.” said the commentator.  The expressions upon the children’s faces were much like the lion cubs. “Come on,” roared the lion “let’s go hunt!” a few minutes later they came back with some meat. “Tuck in cubs!” purred the lioness. The cubs ripped the meat to pieces. The children looked like they were going to puke. “Fluffy,” said Smudge “I think our pride is hungry, let’s go hunt!”

Fluffy agreed so the pair went back to the field.  It took hours before they came back with something. Unfortunately the cats couldn’t kill it, so they released it in the kitchen.

The next day at breakfast they noticed Smudge staring behind the shelf.  The shelf moved, and a bewildered bunny hopped out.  “Kill it!” hissed smudge.  As she was about to strike the children caught the cats and took them outside.

“How could you hunt a cute and fluffy bunny? How?” yelled the girl. “Cute and fluffy?!  It’s a long eared demon which should be eaten!” meowed Fluffy.  “And  the moths, you’ve killed them off too, haven’t you?”   “What’s a moth?”, “We only kill dragons!” pleaded Smudge.  “Don’t you ever do that again….you hear me? NEVER!” shouted the girl.

“We only did it for the pride…” meowed the cats.                                                      
 
Alex L.
Winsley C. E. Primary School, Bradford on Avon

¿Quién es?

Indudable, es el quijote en mi vida. Este hombre es extraño. Este hombre tiene las calidades extraordinarios. Este hombre no es fácil a explicar. ¿Pero quién es este hombre?

Son las seis y media. Llueve mucho y el cielo es oscuro. Oigo un golpe a la puerta – ha vuelto a mi casa. Llevando una capa oscura y larga, este hombre cruce la habitación a grandes zancadas. Sus pasos hacen ruido retumbante en el sueno de madera. ¿Pero quién es este hombre?

En el pasado me envió unas cartas postales cuando él estaba al extranjero. Las aventuras  que tenían en los países exóticos eran extraordinarias y me dijo las historias de las chicas, el vino y el sol.

Quiere un café sin leche o crema. En su mano derecha tiene una petaca con el güisqui, y tiene un pañuelo impreso con las bocas rojas.

A veces he tenido unas llamadas misteriosas cuando he preguntado para el adres de mi abuela para darla un poco de dinero. Una historia larga y complicada que empezó en los años cincuenta. Hoy en día tiene este dinero en su bolsa oscura, y la colocó sobre la mesa que está delante de él.

Mi familia y yo, no sabeos mucho de él. Un hombre con un pasado accidentado, era parte del servicio secreto durante la Segunda Guerra Mundial. Luchó contra los alemanes en Italia. Cuando mi madre era más joven, él era un amigo del padre de mi madre, pero pienso que él es muy diferente ahorra. Sus ojos son más viejos y un bigote es más rizado.
Temblando de miedo, le di el café. Habla conmigo en una voz áspera. Súbitamente, rompe la copa en la mesa y blande un cuchillo. 

 ‘¿Porque tiene este cuchillo? grito con miedo.
‘Sabes porque…’ murmura este hombre. ‘Tienes algo que quiero.’
‘¿Qué?’
 ‘¡No puedes mentir! ¿Dónde está el arcón?’
¿Qué arcón? Señor, ¿Hace cuánto tiempo que comió?
¿Hace dos semanas. Estoy demasiado ocupado para comer o dormirme. ¡Debo leer mis libros! ¡No te importa!’
‘Da guerra señor, ¡no puedo ayudarle!’
 ‘¡Silencio! ¡Siéntate!’ Nerviosamente me siento en el sofá. Estoy temblando como un flan. Sin embargo, él esta temblando como yo pero da más miedo que nunca con los ojos rojos. ¿Qué voy a hacer? ¿Quién es este hombre?
 ‘¡Es suficiente Señor! No puedo seguir así,’ digo con calma. ‘¿Dónde vive?’ No da ninguna respuesta. Es un enigma.

Caído del cielo, empieza a reírse. Sabe que no hay un arcón. Sabe que no puedo ayudarlo. Pero todavía no sé quién es este hombre. Hace muchos años que vuelva a esta casa de mi familia donde mi abuela y madre vivía y donde vivo y donde mis hijos vivirán.

‘¿Por qué está aquí señor?’
‘No sé. Espero que sea más claro con esta carta.’ Abro la carta y veo un árbol genealógico de mi familia. ‘Estás aquí, y estoy aquí,’ señala y explica el hombre. Este hombre es mi tío abuelo, Alberto.
‘Lo siento, mi amigo. Adiós.’ Empieza su siguiente misión.

Robert W.
Barton Court Grammar School

Don Quixote in my life

Don Quixote is a wonderful character , his stories are so thrilling that it’s like a rollercoaster every page you turn .This lovely character reminds me of a kind, helpful, old man who lives near me and is called George.

Despite being an old, jovial, man Gorge is a big adventurer like Don Quixote, he walks along the path with his dog, Mick, whilst making the ordinary into the extraordinary. This is like  Don Quixote riding his hour’s wisest being in his own world.

Also George’s house is huge and contains all the air you could breathe in a life time ,he decorated it in a old-fashioned style like Don Quixote’s library. He also has a small library filled with a decade of dust . At night with the warm summer air coming through the old , cracked window rattles the old, dusty , damaged suit of armour.

George is quite a ‘bamboozler’ like Don Quixote, to highlight this fact; he changes the subject without you knowing and starts to day dream in the middle of the conversation also he uses words that don’t make sense. He also says words that aren’t real.

A ‘bamboozler‘, an adventurer, a crazy thinker and a dreamer, I think you’ll agree that George is my Don Quixote in my life. My hypotheses is that if you don’t have a bit of Don Quixote in you’re own life, life would be very boring!

Hannah P.
Park Road Primary Warrington Cheshire.

El quijote de mi vida

Para escribir este ensayo, tuve que investigar ‘Don Quijote’ y sus característicos. Encontré que es ferozmente inteligente, sabe más que confiesa, es un poco loco pero a veces puede ser cuerdo, y protege los pobres. Estos característicos recordarme de un persona, mi abuelo. ¿Por qué podría preguntar?

Primero es un poco loco (de la mejor manera posible). Dice muchas historias que son inventados y son muy extraños. Un ejemplo es cuando dijo que visitó Australia y vio muchas koalas y canguros, pero no lo ha visitado y no ha visto koalas y canguros. De dicho, parece como tiene demencia o es demente, pero no, solo es gracioso e imaginativo.
Un característico que admiro es que puede charlar con cualquier persona porque soy bastante tímida.

Lo que no admiro es que charla con cualquier persona vaya donde vaya. Por ejemplo cuando fuimos a Londres, charló con una mujer todo el viaje y encontró que tuvieron mucho en común. Me dio mucho vergüenza y a mi familia también. Si cree que el nombre de alguien no le queda, lo cambia. Mi hermano tiene un amigo que se llama Max ‘Marchador’ y lo dio un nuevo nombre: Max ‘Corredor’ porque ‘Marchador’ era demasiado lento, aparentemente.

A mi abuelo la gusta mucho caminar, para pensar y reflexionar (es muy inteligente como Don Quijote) y a veces mi abuelo no le puede encontrar porque no tiene un móvil y ¡una vez mi abuelo no le pude encontrar para dos horas! Me pregunto en que piensa por un tiempo tan largo, y una vez le pregunté pero no respondió.

Por último, a mi abuelo le gusta mucho ayudar otros y mi padre me habló de cogía autoestopistas en su camino a trabajo y de cuando mi abuelo dio una lavadora a unas monjas y (mi padre dice que) ¡las monjas todavía rezan por el! Nunca había oído esta historia, pero parece justo el tipo de cosa que haría mi abuelo, porque es amable y cariñoso (y a veces un poco loco)

Rachel W.
Surbiton High School

El Quijote en mi vida

El abuelito Franz nació en 1920  que dio la casualidad que en el apogeo de su juventud  coincidió con el amanecer de la segunda Guerra mundial. Como todos los varones fornidos en Alemania en este  tiempo, Franz tuvo que alistarse en el ejército y le mandaron- a la compañía de un puñal de chavales de acero- a alguna esquina dejada de la mano de Dios en Rusia.

Fue el lugar que quedaba reservado para los que solo aprobaron su ingreso en el ejército porque eran compinches o primos de los oficiales examinadores. Mientras su futura esposa bailaba con los soldados franceses, a despecho inocente de que era técnicamente la súbdita de Francia, Franz tiritó, solitario, bajo una manta fina, inepta en la lucha contra el invierno violento.

Tras 65 años, una vida llenita, noches bajo un edredón ahuecado por las manos cariñosos de la abuelita Erika, el nacimiento de dos niños y una nieta (yo), Franz cuenta con orgullo como él, como único de su partido, sobrevivió el invierno y recibió una medalla helada por su éxito. La medalla queda escurridiza, y como me susurra la abuelita, Franz fue despachado a casa al cabo de tres meses por un accidente chiripa, en el cual una astilla de granada lo hizo medio sordo.

Franz vigila al mundo desde su silla de ruedas delante de la ventana, pero no mira la escena idílica que le presenta la aldea pintoresca afuera, sino que observa lo que ocurra desde un espejo, expectante de que un espía ruso podría entrar por la puerta y atacarle por la espalda. Así pasa su tiempo, apretando a su espejo, convencido de un agredido, y a veces me grita “¡Comandante!” cuando Erika entra el cuarto, cierto de que ha llegado por fin el espía ruso con su escuadrón siguiendo cerca detrás. La abuelita Erika lo reprende, pero Franz le mira con desconfianza todo el día y rechaza todo tipo de alimentación, sospecha de que sea envenenado.

Cuando yo era chiquita, Franz crió a conejos magníficos con pelo de nieve, y ojos rojos que me parecían como dos círculos aterradores de fuego. Mi abuelo tenía la costumbre de caminar sigilosamente hasta la jaula y abrir, en secreto, las puertas que encarcelaron a los conejos. Como cría, yo me arrastré detrás de él con la certidumbre de que éramos parte de una misión de suma importancia. Dentro poco tiempo, se oían los gritos enfadados de la abuelita Erika, y Franz me jalaba: teníamos que irnos de prisa, sino los rusos también nos tomaran prisioneros, como lo hacían a sus compañeros. Mirábamos, apretados al suelo, como el comandante de las tropas rusas, enojado de que los conejos habían pisoteado sus flores, los atrapó de nuevo en la jaula. 

Con edad, Franz se escapa más y más en el mundo aventuroso de su imaginación, y, aunque físicamente está encadenado a su silla de ruedas, estoy segura de que, en su mente, corre muchos kilómetros, y que este es el secreto de su supervivencia. 

Priska K.
Barton Court Grammar School

 1 2 3 4 5 6 7 8
© Instituto Cervantes 1997-2022. Reservados todos los derechos. cenlon@cervantes.es