El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

El quijote de mi vida

Podría decirse que Don Quijote es el personaje más famoso de la literatura española; es la personificación del altruismo, de la benevolencia y del valor. La persona en mi vida que me recuerda a Don Quijote se llama sir Martin Wood, es un amigo de mi familia.

Me recuerda a Don Quijote porque Miguel de Cervantes escribió que Quijote era estimulado por la convicción que el mundo necesitaba su presencia inmediatamente, era dedicado totalmente a la justicia. Martin es también muy motivado; es totalmente dedicado al medio ambiente. Por ejemplo, creó una organización de beneficencia, que se llama ‘Northmoor Trust’, para educar la gente sobre conciencia medioambiental; financia muchos proyectos que educan la gente sobre el reciclaje y como economizar la electricidad etc. Le cuesta mucho, sin embargo es tan preocupado por el medio ambiente que cree que vale la pena.

También Martin me parece a Don Quijote porque a menudo, en el libro, Quijote se encuentra con muchas personas que no pueden comprender su motivación. Es así con Martin también;  tiene  un área muy grande del paisaje de Oxford, por ejemplo tiene un bosquecillo que se llama el bosquecillo de Wittenham Clumps; estaba muy frecuentado, hasta tal punto que estaba dañado severamente.  Por lo tanto Martin decidió prohibir la entrada al bosquecillo durante un siglo, para conservarlo para que la próxima generación pudiere gozar de este bosquecillo y el área circundante también. Aunque muchas personas no entendieron y criticaron esta decisión, creía que era preciso que cierre el bosquecillo para evitar más daño.

Por eso Martin me recuerda a Quijote porque aunque muchas personas no entienden los motivos de los dos, siguen como si no pasara nada.

Martin  es una persona esencialmente bondadosa. Es muy generoso y está siempre de buen humor.  Invariablemente se ocupa de los otros – es desinteresadísimo.  Además, es algo filantrópico, por ejemplo escaló el monte Kilimanjaro para recaudar dinero por una organización de beneficencia que cuida de los parapléjicos. Por esto me parece a Don Quijote porque Quijote era también una persona muy bondadosa y altruista.

En el libro Don Quijote aspira a ser caballero cortés, sin embargo el libro cuestiona la idea convencional que un título significa automáticamente la cortesía o la amabilidad, por ejemplo el duque y la duquesa en el libro son increíblemente crueles. Aunque Martin tiene el título ‘sir’ es muy modesto, y reconoce que un título no es todo.  En cuanto a esto me recuerda a Don Quijote porque Quijote se da cuenta que un título no es tan importante como la amabilidad, y  Martin también sabe que hay cosas que son más importantes que un título. 

Y bien que Don Quijote estaba angustiado cuando descubrió que de hecho no era caballero, sir Martin Wood recibió su título de sir por causa de su trabajo en las ciencias, su trabajo de beneficencia y su conducta quijotesca en general, que demuestra que aunque Miguel de Cervantes publicó este libro para ilustrar la desaparición de la caballerosidad el espíritu quijotesco subsiste todavía. 

Elissa F.
Rugby School

Comparte esta entrada

Twitter Facebook Google+ LinkedIn Del.icio.us Tumblr Del.icio.us

Entradas relacionadas

Etiquetas

Deja un comentario

© Instituto Cervantes 1997-2022. Reservados todos los derechos. cenlon@cervantes.es