El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

El Quijote de mi vida

Desafortunadamente hace nueve años se nos vino el mundo encima cuando mi tía que también era madre, esposa, hermana, abuela, y amiga se murió. Toda la gente que la conocía estaba muy triste porque habíamos perdido a una persona muy especial. Ahora cuando nos reunimos todos juntos sabemos que hay una persona que falta.  Sin embargo, nos acordamos de que tuvimos mucha suerte de poder conocer a una persona tan increíble como mi tía Kay.

Sin embargo, hay una parte de nuestros corazones que nunca se llenará porque continuaremos adorando y admirando a mi tía Kay para siempre y su legado vivirá durante mucho tiempo después de su muerte.

Creo que el quijote de mi vida sería mi tía, que me llamaba `tía Kay`. Era muy simpática todo el tiempo y pensaba en otras personas antes de pensar en ella. Siempre quería aprender cosas nuevas y le gustaba ayudar a otras personas. Así que pasó su tiempo y gastó dinero aprendiendo la lengua de señas porque quería ayudar en el club de la gente sorda. Cuando terminó de aprender la lengua de señas, ayudaba en el club dos o tres veces por semana gratis. Hizo amigos en club y los ayudaba a recaudar dinero para cosas en club porque hizo le gustaba ayudar a hacer sus vidas tan fáciles como era posible. 

No había nada de ella que no te pudiera gustar. Era una persona muy graciosa y con un buen sentido del humor. Pasaba mucho de su tiempo con sus amigos y su familia y le encantaba ir a las fiestas y bailaba toda la noche. Tuvo una familia muy grande incluyendo dos hijos que tienen la misma bondad que podrías encontrar en su madre. Conoció a dos nietos pero desafortunadamente murió antes de que pudiera conocer a sus otros nietos.

Supe que mi tía Kay era el quijote en mi vida porque tenía todas las cualidades que el quijote tenía. Era generosa y simpática y le encantaba ayudar a otras personas y todo el mundo la adoraba. Aunque murió hace nueve años, estará en nuestros corazones para siempre y sabemos que porque vivió en este mundo el sol brilla con más resplandor y los pájaros cantan mejor. Nunca olvidaré a mi tía Kay.

Amy C.
Colegio: Weald of Kent Grammar School

Comparte esta entrada

Twitter Facebook Google+ LinkedIn Del.icio.us Tumblr Del.icio.us

Entradas relacionadas

Etiquetas

Deja un comentario

© Instituto Cervantes 1997-2022. Reservados todos los derechos. cenlon@cervantes.es