El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Guillermo de Osma: una página de España en Oxford

Hispanistas como Sir John Elliott han celebrado en Oxford el centenario de las becas del coleccionista Guillermo de Osma, primer español en estudiar en la célebre Universidad tras permitirse el acceso a católicos en 1871.

Ignacio Peyró, director del Instituto Cervantes de Londres.

Nacido en la Cuba española en 1853 y muerto tras bajar del tren en Biarritz en 1922, Guillermo de Osma y Scull vivió a fondo los privilegios de la edad del cosmopolitismo pero -como demuestra su legado- también abrazó con convicción sus responsabilidades. Será que, vástago de una familia culta y consorte de una estirpe de la gran nobleza, Osma encarna el ideal de una clase dirigente de la Restauración que quiso combinar la virtud de ambas vertientes: conservadurismo y reformismo, el sentido patrimonial de Cánovas y la “revolución desde arriba” de Maura, todo ello con la voluntad expresa de dotar al país de unas elites de ejemplaridad cuya ausencia había sido muy dañina. Con una de esas vidas plenas de antaño, Osma iba a llegar a serlo prácticamente todo, y si en el servicio público pasó de la diplomacia a la política -fue dos veces ministro de Hacienda al despuntar el siglo XX-, también pudo posar como árbitro del gusto por su condición de arqueólogo, coleccionista, pionero en la protección del patrimonio, académico de no pocas academias y filántropo.

A celebrar esa filantropía de Osma se reunió un grupo hispano-británico, justo antes de la crisis del coronavirus, en la Universidad de Oxford. En Madrid se recuerda a Osma por la fundación del Instituto Valencia de Don Juan, el palacete que alberga sus colecciones de artes decorativas y que sigue, hoy como ayer, con sus cerámicas y sus textiles, en la parte mejor de Chamberí. En Reino Unido, sin embargo, se le recuerda ante todo por la beca que lleva su nombre, y que ha acompañado a generación tras generación de hispanistas hasta la celebración de su centenario precisamente en la mencionada reunión de Oxford.

El vínculo entre el coleccionista y su Universidad es una de las grandes páginas que unen a Oxford con España: Osma fue el primer español que estudió allí -concretamente, Historia- tras levantarse la prohibición a los no anglicanos en 1871. Al dotar la beca en 1920, hacia el final de su vida, Osma quiso que dependiera de modo directo de la cancillería de la Universidad. Y así ha seguido hasta hoy. Otra expresión contundente de los lazos oxonienses del Osma anglómano -servía sándwiches de pepino, tan a la moda entonces, en sus cultas tertulias- está en los estatutos del propio Instituto Valencia de Don Juan: según previsión del diplomático, la Universidad de Oxford quedaba, en última instancia, como depositaria de sus bienes en el caso de que la entidad no pudiera mantener su independencia. Esta estipulación iba a ser la salvación del Instituto durante la Guerra Civil: la hija del entonces director, el arqueólogo Gómez Moreno, colgó la bandera británica de la fachada, con lo que la institución pasó a estar bajo protección de la Embajada.

Impulsada por Marina Pérez de Arcos, de la asociación Spanish Studies at Oxford, la jornada de homenaje a Osma en el centenario de sus becas tuvo lugar en algunos de los lugares más distinguidos de Oxford, como la Biblioteca Bodleiana o Convocation House, el edificio del XVII donde se reunían los órganos legislativos de la universidad. El propio bibliotecario Bodley, Richard Ovenden, inauguró las celebraciones, que convocaron a glorias del hispanismo como Sir John Elliott o jóvenes promesas como el profesor de Leeds Duncan Wheeler, quien fuera becario Osma años atrás, continuador de una tradición que ha dado académicos de tanta nota como el medievalista Jeremy Lawrence o el historiador Henry Kamen. Uno de los personajes de carisma más marcado en las últimas décadas de Oxford, Sir Peter Russell, también obtuvo la Osma Studentship: con los años llegaría a la más alta posición para un hispanista en la Universidad, catedrático Alfonso XIII de estudios españoles. A los actos, que tuvieron el apoyo del Instituto Cervantes de Londres, concurrieron no pocos amigos del mundo español: el exembajador Simon Manley, por ejemplo, o el traductor Simon Deefholts. Y Virginia Lladó-Buisán, directora de conservación de la Bodleiana -nada menos- guio en un tour privilegiado a los asistentes por la biblioteca: ella es, sin duda, otro vínculo hispano-oxoniense para el futuro.

La parte de la emoción le iba a quedar al actual Guillermo de Osma, el célebre galerista, descendiente directo del coleccionista y capaz de llevar a la sala a la época de los pioneros: Cerralbo, Lázaro Galdiano, el propio Osma, por supuesto… y la mujer de este, Adela Crooke y Guzmán, condesa de Valencia de don Juan. Heredera de las colecciones históricas de su familia que tanto animaron el coleccionismo de Osma, acuarelista, ilustradora y fotógrafa pionera, igual que su marido ha merecido un homenaje, ella nos insta a un redescubrimiento. Aunque, antes que en Oxford, en la propia España.

Oxford celebrates its «valuable relationship» with Instituto Cervantes in the 50th anniversary of the Spanish Faculty

The director of Instituto Cervantes, Luis García Montero, attended today the 50th anniversary celebrations of the Spanish and Portuguese Sub-Faculty at the University of Oxford. Tomorrow, he will sign a memorandum of understanding (MOU) with Magdalen College.

“The participation of Instituto Cervantes in this commemoration is due to the fact that our relationship is very valuable,” said Jonathan Thacker, Professor Alfonso XIII of Spanish studies at Oxford, who explained that although Spanish has been taught at this university for more 100 years, only now does he feel that «it is a really vibrant language».

Expert in the Spanish Golden Age, Professor Thacker said that García Montero’s assistance “is not only because he is the director of a very important cultural institution, but also an academic and a poet, producing a type of literature that we teach in Oxford. We wanted this celebration to be a combination of academic content and more vivid content.” Alongside the celebration, there were poetry readings by García Montero himself and Portuguese writer Ana Luísa Amaral to enliven and complement the anniversary. 

Memorandum of Understanding with Magdalen College

“This agreement is a recognition of a trajectory that has been underway for a few years and the consolidation of a future collaboration that I wish to be very long. It is about putting in black and white what has been developing for a long time, especially in these last two years,” said the professor of Spanish Medieval Literature and Philology at the University of Oxford, Juan Carlos Conde.

For Conde, the signing of this memorandum is to give, «a naturalisation certificate and secure it for the future.” In fact, it is clear that the presence of Spanish in Oxford is strengthened with two initiatives mentioned in the MOU: the Madariaga Series and the Magdalen Iberian Medieval Studies Seminar (MIMSS).

The Madariaga Series is the result of an initiative by a group of postgraduate students at the end of year 2014. Among the first guests in 2015 were figures such as Miguel Ángel Moratinos and Javier Solana. One of the students behind the initiative, Diego Rubio, approached Conde to ask whether Magdalen College could give the series voice and visibility in Oxford. A few months later,  they successfully gave the Madariaga Series a “home, roof and shelter, as well as a significant economic contribution.» In the case of the MIMSS cycle, it is the most important medieval studies seminar in the United Kingdom today.

“I want to believe that these activities, in parallel to teaching and training, will contribute to the experience of current and future Oxford students, providing them with a series of opportunities they don’t have in other places,” said Conde.

Spanish students in Oxford

“For undergraduate students who want to study here, they must have previously studied Spanish up to A-levels exams. We have an average of between 300 and 320 students who request to study here and we accept between 70 and 75, that is, one in four students. I think this is a sign of the good health of teaching Spanish in schools,” said Professor Thacker.

Twenty years ago, when this professor began working at Oxford, there was an average of approximately 150 applicants for 40 positions. «We have grown a lot, but the big difference is that there are more applications for Modern Languages, because when students apply to study here, they have to choose that route and then specify if they want Russian, Italian, Spanish or what language,» he pointed out.

While interest in French and German is going down, Spanish has broken that trend, and at the moment, there is still a good level of applicants: “I hope it is because they like the level of our course, but also because there are a lot of young people here interested in Hispanic culture and Spanish history, and want to travel and like to travel to countries where Spanish is spoken. ”

Future of the Spanish language

Thacker would like to continue seeing Spanish growing in the coming years and that the Sub-Faculty of Medieval and Modern Languages at the University of Oxford is able to accept all good applicants for Spanish studies, both undergraduate and graduate. Alongside this growth is also an impetus on always maintaining the current level of interdisciplinary interaction and with other Sub-Faculties in Oxford that there are today.

Spain recognises the work of the great British historian, Paul Preston

The British historian and Hispanist Sir Paul Preston (Liverpool, 1946) will make an announcement in London on February 28th, that he has chosen to leave a copy of the first book he published in the Caja de las Letras, Instituto Cervantes’ headquarters in Madrid.

The Caja de las Letras is a vault of safe-deposit boxes in a former bank building that has been repurposed as a time capsule for Hispanic culture. Many Spanish artists and thinkers have been invited to leave an artifact of their choosing in the security boxes, along with the date the safe should be reopened. 

In the case of Sir Paul Preston, he has chosen a book based on his thesis, The Destruction of Democracy in Spain (1978) which contains notes written by Hispanist Sir Raymond Carr. The first box ever used was Number 1,000 and was filled by writer Francisco Ayala in 2007. And for the first time in the history of the boxes, Preston’s donation is going to be done away from Madrid.

As Sir Paul Preston suffers from specific health problems that prevent him from travelling to Spain, his donated book will be taken to Madrid in a red briefcase guarded by the director of Instituto Cervantes, Luis García Montero.

«It is a great honor to join the Caja de las Letras, especially when it seems that there are very few writers who are not Spanish-speaking, and that has moved me,» said the British historian, who chose to open his box in five years time.

The text, a documented study that traces the origins of the Spanish Civil War, was started from the doctoral thesis that he presented at the University of Oxford about the monarchical conspiracies against the Spanish Republic. It is a copy much valued by Sir Paul Preston because of the annotations from his teacher, British historian and Hispanist Sir Raymond Carr (1919-2015).

“If you leave an object without further ado, for me it does not have much interest for those who open the Caja de las Letras in the future. That is why I thought that if someone interested in my work opens it, this has twice the interest, since it is my book and is annotated by Raymond Carr. In addition, this copy arrived to me in a very strange way: a friend found it in a second-hand bookshop and then he gave it to me,” explained Sir Paul Preston.

Disciple of Hugh Thomas

Sir Paul Preston’s childhood was spent in a working-class neighborhood of Liverpool, a city heavily punished by German bombing during World War II, as it was the port that received food and weapons shipments from the United States.

«I was born just after the War, but in my childhood the conversations of adults were very much about the bombings and the blitz, which came from the German expression blitzkrieg, quick war.» Very soon those stories became my favorite readings when I reached adolescence and I began to be interested in reading, above all, about the origins of World War II,” said the British historian.

Sir Paul Preston considered that he had «really incredible luck» for a working-class boy and from the North in being able to study History at Oxford University. «It was a small miracle and I was hoping, but among the subjects there were few which really impassioned me: almost everything was Constitutional History,» he added. 

At the end of the race, and «wanting more», Sir Paul Preston again had «immense luck» when he was offered a scholarship to a postgraduate course on the period of Entreguerras (1918- 1939) at the University of Reading. “One of the subjects, the one that dealt with the Spanish Civil War, was given by Hugh Thomas. There I started teaching with him and everything fascinated me.”

From that moment, Sir Paul Preston began to «eat books» and read everything in English about the Spanish Civil War, realising that it was the perfect topic for his doctoral research: «It was a pandora box in which there was everything, fascism, communism, socialism, Freemasonry and great international figures (Stalin, Hitler, Trotsky…), etc.”

First trip to Spain

It was at that time that Sir Paul Preston decided that he «had to learn Spanish» and began to practice it with Colombian students in the cafeteria of the University. He traveled to Spain for the first time in the late 60s: “It was a great crush because Spain at that time had little to do with Spain today. I remember walking the streets of Madrid, the smells of food and the work of artisans.”

Sir Paul Preston acknowledged that he felt in love with Spain and was very excited with “the welcome that people gave me, I don’t know if it is like that now, but for someone who only babbled a couple of words in Spanish, people were very warm and they loved to see you and try to improve your Spanish, quite the opposite than in other countries.”

A life dedicated to the study of the History of Spain

Sir Paul Preston is a Doctor in History at the University of Oxford. He is a member of the British Academy and director of the Canada Blanch Centre of the London School of Economics, where he was Professor of International History for many years. Preston enjoys global fame as one of the greatest experts in the Spanish Civil War. He is also the author of reference biographies for Franco and Juan Carlos I.

Specialist in contemporary Spain, the historian has received the Commendation of the Order of Civil Merit and the Grand Cross of the Order of Isabel la Católica. Among his most outstanding works are Revolution and War in Spain 1931-1939 (1986); The Spanish Civil War (1987); Franco, leader of Spain (1994); Juan Carlos I (2003); The Spanish Holocaust (2011); the biography of Santiago Carrillo The red fox (2013), and his most recent and monumental work, A betrayed people: Spain from 1876 to the present day: Corruption, political incompetence and social division (2019).

First artifact in La Caja de las Letras made from a distance

The artifact left by Sir Paul Preston is the first one that is made from a distance in the history of Instituto Cervantes. The book donated by the great British historian will travel in a red briefcase guarded by the director of the Spanish institution, Luis García Montero.

With the delivery of his legacy, Sir Paul Preston joins another Hispanist historian Sir John Elliott, the first native non-Spanish speaker invited by Instituto Cervantes to the former vault of its headquarters in October 2017. This month, Irish Hispanist Ian Gibson joined him, choosing to leave as a legacy two books by Gerald Brenan.

The Caja de las Letras celebrated its first decade in 2018 as a time capsule that keeps legacies ceded by cultural personalities in Spanish. Writers, artists, musicians, scientists, filmmakers or actors have left locked-up personal objects that are witnesses and memories of their life trajectory in the former vault of the Instituto Cervantes’ headquarters.

Throughout these years, prominent protagonists of the culture of Spain and Latin America have deposited their legacies in one of the 1,800 safety boxes located in the building known as the Cariátide, in the centre of Madrid. Through their basements, all the writers awarded the Cervantes Prize in the last two decades have passed: Antonio Gamoneda, Juan Gelman, Ana María Matute, Juan Marsé, José Emilio Pacheco, José Manuel Caballero Bonald, Nicanor Parra, Elena Poniatowska, Juan Goytisolo, Fernando del Paso and Eduardo Mendoza.

Narrator and essayist Francisco Ayala, Cervantes Prize 1991, was the one who inaugurated the Caja de las Letras in February 2007 with a secret legacy in box number 2,000. Since then, other illustrious authors in addition to those mentioned, such as Carlos Edmundo de Ory, Pablo García Baena or Jorge Edwards, have left their mark in this peculiar enclave where customers formerly deposited jewels and treasure.

Although writers make up the majority of the boxes (almost twenty), many other expressions of culture are also represented: art (Antoni Tàpies), science (Margarita Salas), music (Cristóbal Halffter, Luis de Pablo), dance (Alicia Alonso, Víctor Ullate), cinema (Luis García Berlanga), theatre (Nuria Espert), interpretation (Manuel Alexandre), photography and edition (Mario Muchnik) or literary management (Carmen Balcells).

The boxes each have a specific opening date, chosen by each guest. There is only one exception: composer Luis de Pablo asked that his safe be opened when he dies (therefore, it is not known when) and that in the same act the unpublished score that he left saved there must be read. So far, three boxes have been reopened: those of the literary agent Carmen Balcells, actor Manuel Alexandre and molecular biologist Margarita Salas.

Among other objects, it is worth mentioning the typewriter of the recently deceased Nicanor Parra, who ceded his grandson in 2012, since the Chilean poet, who was then 97 years old, could not come to Spain to collect the Cervantes prize.

Legacies in memoriam

The Caja de las Letras also keeps four legacies in memoriam, that is, personalities already deceased. Colombian Nobel laureate Gabriel García Márquez retains a box with land from his home in Aracataca. Antonio Buero Vallejo, his pipe and one of the pens with which he wrote the plays. From writer Miguel Hernández, a first edition of his earliest poems, Perito en lunas (1933). And from Argentine singer Atahualpa Yupanqui, handwritten postcards sent to his wife during his trips.

Spanish-British culture figures analyze the bilateral cultural relationship after Brexit

Outstanding figures of British Hispanic culture have participated in the round table Future: English & Hispanic Culture After Brexit, in which they highlighted the necessity of unifying both countries to face the challenges and seize the opportunities after Brexit. One of the main issues discussed focused on the relevance of Spanish as a relevant language for everyday life and its incredible growth in British schools. The event took place at the Cervantes Theatre under the auspices of the Instituto Cervantes in London and with support from the Spanish Embassy.

The round table was introduced by the Ambassador of Spain to the United Kingdom, Carlos Bastarreche as well as the Ambassador of Honduras to the United Kingdom. Subsequently, the director of Instituto Cervantes, Luis García Montero, paid a tribute to British Hispanism, praising the work of great historians and academics such as Sir John Elliott, Sir Paul Preston and the recently deceased, Trevor Dadson.

The round table was moderated by the correspondent of El País in the United Kingdom, Rafa de Miguel, and had the following speakers: the director of the English National Ballet (ENB), Tamara Rojo; the Ambassador of Ecuador to the United Kingdom and novelist, Jaime Marchán; former United Kingdom ambassador to Spain, Simon Manley; the director of the Institute for Modern Languages Research (IMLR), Catherine Davies; the president of the Society of Spanish Scientists in the United Kingdom (CERU), Rocio Gaudioso; and the researcher of the Elcano Royal Institute, Ignacio Molina.

The value of language as a human right

The Ambassador of Ecuador to the United Kingdom and novelist, Jaime Marchán, pointed out that Brexit is “the democratic realisation of the decision of a member country to leave the EU”. However, he said that, like any change, it can also be «seen as an opportunity» and believes that, from now on, we will see a European country with greater autonomy to play an important global role in all areas, including cultural aspects.

For Marchán, Brexit «invites us to reflect on the universal power of the English language beyond all borders» and cited a memorable phrase by George Steiner, a fundamental figure of critical thinking of the twentieth century, which in his opinion summarises the perfection the multicultural sense of language and literature: «Give me a work table and I already have a homeland.»

In fact, his commitment as Ambassador is “for a better reciprocal knowledge of both languages: Spanish and English”, highlighting how the Cervantes Institute and the British Council are an important cultural base to increase better and greater knowledge, not only of the languages, but of the Latin American and English cultures. But language is not just words, and as such, he insisted on the importance of  «the value of language as a human right.»

«The incredible growth» of Spanish in British schools

The former United Kingdom ambassador to Spain, Simon Manley, hopes that the future of the cultural relationship between the United Kingdom and the Hispanic world after Brexit will be “very rich”, extolling the links and opportunities, especially “thanks to the efforts of so many Spaniards so talented in our country. ”

For Manley, the current challenge is «uncertainty and false news” but he appreciates that future opportunities»are more important».  Our two countries are proud of their great traditions, but with international views and innovative visions. In addition, he highlighted “the incredible growth” of Castilian in British schools, and how, the Hispanic culture advances in several dimensions, with Netflix series such as La casa de papel a la flamenco, cine, or gastronomia.

Spanish, a language relevant to everyday life

The director of the Institute for Modern Languages ​​Research (IMLR), Catherine Davies, noted that in the last ten years, the number of students enrolling in modern languages ​​has decreased, especially in German and French, but not in the case of Spanish and Portuguese, which have grown in importance, status and impact in the higher education sector.

In the case of Spanish studies in schools, Davies believes that interest in Spanish has grown tremendously in the last 20 years: “Spanish is considered relevant for everyday life, mainly because most Britons and their children have visited Spain and have spent their holidays there. Many British expatriates live in Spain, especially grandparents. Spanish is an easy language to acquire at a basic level, so communication can be established quickly. Young people are motivated, feel they are making progress and can test their language skills on vacation. ”

Davies points out that Brexit will make «it will be more difficult to recruit university professors and professors from Spain» and did not hide her concern about how «the constant traffic of goods and people between the two countries can be seriously compromised». However, Davies also pointed out that British interest in Spain started prior to the entry of the United Kingdom into the EU.

United Kingdom and the European Union are needed

The president of the Society of Spanish Scientists in the United Kingdom (CERU), Rocio Gaudioso, stressed that the scientific community is in a situation with respect to Brexit which is, «at the same time, an opportunity and a challenge: research cannot be done in isolation, the United Kingdom and the European Union need each other to maintain their competitiveness and to face the social and technological challenges that come ”.

Gaudioso also pointed out that Spanish-British relations in research are “mature and well founded in respect and admiration between both countries’. This situation can help reduce the negative effects of Brexit, but he stressed that “the damage is already becoming visible and it can only be prevented with the strength of diplomacy and scientific collaboration. Our governments must remember our common objectives so that we can face the upcoming challenges”.

Gaudioso is clear that “research has always been, and always will be, a global mission. The challenges we face cannot be solved by countries in isolation and this is something that both researchers and governments know. The promises and good wishes are there but now we need the political will on both sides of the channel to reflect this desire and make a relationship as close as possible so that the research community can continue working together. ”

Two aspects of the future relationship between the United Kingdom and Spain

During the round table, the researcher of the Elcano Royal Institute, Ignacio Molina, alluded to two aspects of the future relationship between the United Kingdom and Spain. The first focuses on a more European dimension: trying to answer the question of why the British perception of the rest of EU citizens has always been so different about what the integration process is and should be .

“Among the 27 (and singularly in Spain) it has tended mostly to see Europe as the solution to national problems in terms of peace, security, prosperity, welfare, normalisation, democracy. On the other hand, neither the elites nor the public opinion of the United Kingdom has been deeply aware that their national being was «problematic» or «threatened» and, therefore, they have not seen the EU as that great company for the future that it was its own, but rather as a pragmatic calculation or a simple lesser evil, ”said Molina.

In the second aspect of his participation in the table, he dealt specifically with the bilateral relationship between the United Kingdom and Spain. In this case, he was interested in raising, with some optimistic provocation, the opinion “that there is no longer enmity between two States in the History of International Relations (partly because they are two of the oldest States in the world) nor is there another case in two countries that, being neither neighbors nor sharing language, now have such an intense relationship and potential for harmony. Harmony that at the moment has not been expressed so much in politics (partly because of the very different ways in which both countries view European integration or the old contentious matter of Gibraltar) but it is interesting to take into account the focus of the rest of the speakers at the table, in the cultural, personal and business aspects ”.

For Molina, it is clear that “Brexit marks a before and after in how we can relate between the United Kingdom and the EU. It is inevitable that the relationship suffers on all levels. And we are waiting to see how that agreement of the future is shaped from 2021. Right now, the main challenge is to avoid a hard Brexit, although it cannot be entirely optimistic. However, I don’t think you have to be so pessimistic about the specific Hispanic-British link. ”

Poetry reading at the Cervantes Theatre

The event concluded with a recital of Spanish love poetry in tribute to the Spanish Trevor Dadson in charge of the artistic director of the Cervantes Theatre, Jorge de Juan. This is the first Spanish-speaking theatre in the history of British theatre and its associate director called for the United Kingdom and Spain to consolidate «the strong ties that have always existed between our two communities.»

“At the Cervantes Theatre, now more than ever, we have to continue spreading our culture and our language, which continues to grow and is studied by British students more than ever. We want to be the gateway for many young Spaniards and Latin Americans who want to continue dreaming of a better future in a country they admire for their history and their people,” said De Juan.

Figuras de la cultura hispano-británica analizan la relación cultural bilateral tras el Brexit

Destacadas figuras de la cultura hispano británica han participado en la mesa redonda Futuro: English & Hispanic Culture After Brexit, en la que destacaron la unión de ambos países para afrontar los retos y aprovechar las oportunidades tras el Brexit, así como la relevancia del español como lengua relevante para la vida cotidiana y su increíble crecimiento en las escuelas británicas. El evento tuvo lugar en el Cervantes Theatre bajo los auspicios del Instituto Cervantes de Londres y con apoyo de la Embajada de España.

La introducción fue a cargo del Embajador de España en Reino Unido, Carlos Bastarreche. A continuación, tomó la palabra el director del Instituto Cervantes de Londres, Luis García Montero, quien realizó un Homenaje al hispanismo británico, elogiando la labor de grandes historiadores y académicos como Sir John Elliott, Sir Paul Preston o el recientemente fallecido Trevor Dadson.

La mesa redonda estuvo moderada por el corresponsal de El País en Reino Unido, Rafa de Miguel, y contó con los siguientes ponentes: la directora del English National Ballet (ENB), Tamara Rojo; el Embajador del Ecuador en el Reino Unido y novelista, Jaime Marchán; el ex embajador de Reino Unido en España, Simon Manley; la directora del Institute for Modern Languages Research (IMLR), Catherine Davies; la presidenta de la Sociedad de Científicos Españoles en el Reino Unido (CERU), Rocio Gaudioso; y el investigador del Real Instituto Elcano, Ignacio Molina.

El valor de la lengua como derecho humano

El Embajador del Ecuador en el Reino Unido y novelista, Jaime Marchán, apuntó a que el Brexit es “la concreción democrática de la decisión de un país miembro de salir de la UE”. Sin embargo, precisó que, como todo cambio, puede “ser visto también como una oportunidad” y cree que, en adelante, veremos un  país europeo con mayor autonomía para desempeñar un papel global importante en todos los ámbitos, incluido el cultural. 

Para Marchán, el Brexit “nos invita a reflexionar en el poder universal de la lengua inglesa más allá de toda frontera” y citó una frase memorable de George Steiner, figura fundamental del pensamiento crítico del siglo XX, que en su opinión, resume a la perfección el sentido pluricultural de la lengua y de la literatura: “Denme una mesa de trabajo y ya tengo una patria”.

De hecho, su apuesta como Embajador es “por un mejor conocimiento recíproco de ambas lenguas: el español y el inglés”, destacando como el Instituto Cervantes y el British Council son una base cultural importante para incrementar un mejor y mayor conocimiento, no solo de las lenguas, sino de las culturas iberoamericana e inglesa. Pero la lengua no es solo palabras, y así, quiso reivindicar “el valor de la lengua como derecho un derecho humano”.

“El increíble crecimiento” del castellano en las escuelas británicas

El ex embajador de Reino Unido en España, Simon Manley, espera que el futuro de la relación cultural entre Reino Unido y el mundo hispano después del Brexit sea “riquísima”, ensalzando los vínculos y oportunidades, sobre todo “gracias a los esfuerzos de tantos españoles tan talentosos en nuestro país”.

Para Manley, el reto actual es “la incertidumbre y las noticias falsas”. Mientras que las oportunidades “son más importantes”, con dos países orgullos de sus grandes tradiciones, pero con vistas internacionales y visiones innovadoras. Además, destacó “el increíble crecimiento” del castellano en las escuelas británicas, y como, la cultura hispana avanza en dimensiones varias, con series de Netflix como La casa de papel hasta el flamenco, el cine, o la gastronomía.

Español, una lengua relevante para la vida cotidiana

La directora del Institute for Modern Languages Research (IMLR), Catherine Davies, destacó como en los últimos diez años, el número de estudiantes que se matriculan en lenguas modernas ha disminuido, especialmente en alemán y francés, pero no en el caso del español y el portugués, que han crecido en importancia, estatus e impacto en el sector de la educación superior. 

En el caso del estudio del español en los colegios, Davies cree que el interés por el español ha crecido enormemente en los últimos 20 años: “El español se considera relevante para la vida cotidiana, principalmente porque la mayoría de los británicos y sus hijos han visitado España y han pasado sus vacaciones allí. Muchos expatriados británicos viven en España, especialmente los abuelos. El español es un idioma fácil de adquirir en un nivel básico, por lo que la comunicación se puede establecer rápidamente. Los jóvenes están motivados, sienten que están progresando y pueden probar sus habilidades lingüísticas en vacaciones”.

Davies apunta que “será más difícil reclutar profesores y profesores universitarios de España” y no ocultó su preocupación por si “el tráfico constante de bienes y personas entre los dos países puede verse seriamente comprometido”, sin embargo, apuntó a que el interés británico en España es anterior a la entrada de Reino Unido en la UE. 

Reino Unido y la Unión Europea se necesitan

La presidenta de la Sociedad de Científicos Españoles en el Reino Unido (CERU), Rocio Gaudioso, destacó que la comunidad científica se encuentra en una situación con respecto al Brexit que es, “a la vez, una oportunidad y un reto: la investigación no puede realizarse en aislamiento, Reino Unido y la Unión Europea necesitan el uno de la otra para mantener su competitividad y poder afrontar los retos sociales y tecnológicos que vienen”. 

Gaudioso puntualizó que que las relaciones hispano-británicas en materia de investigación son “maduras y están bien fundadas en respeto y admiración entre ambos países”, con lo que situación puede ayudar a disminuir los efectos negativos del Brexit, pero recalcó que “los daños ya se están haciendo visibles y tan solo con una fuerte actividad de diplomacia y colaboración científica, en la que prevalgan nuestros objetivos comunes, podremos hacer frente a los retos que nos vienen”.  

Gaudioso tiene claro que “la investigación siempre ha sido, y siempre será, una misión global. Los retos a los que nos enfrentamos no podrán ser solucionados por países en aislamiento y esto es algo que tanto los investigadores como los gobiernos saben. Las promesas y buenos deseos están ahí, necesitamos que la voluntad política en ambos lados del canal refleje este deseo y hagan posible una relación lo más estrecha posible para que la comunidad investigadora pueda seguir trabajando junta”.

Dos vertientes de la relación futura entre el Reino Unido y España

Durante la mesa redonda, el investigador del Real Instituto Elcano, Ignacio Molina, aludió a dos vertientes de la relación futura entre el Reino Unido y España. La primera se centra en la dimensión más europea, tratando de responder a la pregunta de por qué ha sido siempre tan distinta la percepción que han tenido los británicos del resto de los ciudadanos de la UE sobre lo que es y debe ser el proceso de integración. 

“Entre los 27 (y singularmente en España) se ha tendido mayoritariamente a ver a Europa como la solución a los problemas nacionales en términos de paz. seguridad, prosperidad, bienestar, normalización, democracia. En cambio, ni las elites ni la opinión pública del Reino Unido ha tenido conciencia profunda de que su ser nacional era «problemático» o estaba «amenazado» y, por tanto, no han visto a la UE como esa gran empresa de futuro que les era propia, sino más bien como un cálculo pragmático o un simple mal menor”, recalcó Molina.

En la segunda vertiente de su participación en la mesa, trató la relación más específicamente bilateral entre Reino Unido y España. En este caso, le interesó plantear, con cierta provocación optimista, “que no hay en la Historia de las relaciones internacionales una enemistad más larga entre dos Estados (en parte porque son dos de los Estados más antiguos del mundo) y, a la vez, tampoco hay otro caso de dos países que no siendo vecinos ni compartiendo idioma tengan ahora mismo una relación tan intensa y tanto potencial de armonía.  Armonía que por el momento no se ha expresado tanto en lo político (en parte por la recién comentada muy distinta manera en que ambos países veían la integración europea o por el viejo contencioso de Gibraltar) sino mucho más, y esto es lo interesante teniendo en cuenta el enfoque del resto de ponentes en la mesa, en los aspectos culturales, personales y empresariales”.

Para Molina, es evidente que “el Brexit marca un antes y un después en la forma de relacionarse entre Reino Unido y la UE. Es inevitable que la relación sufra a todos los niveles. Y estamos a la espera de ver cómo se plasma ese acuerdo de futuro a partir de 2021. Ahora mismo el principal reto es evitar un Brexit demasiado duro, aunque no se puede ser del todo optimista. Sin embargo, no creo que haya que ser tan pesimista en el vínculo concreto hispano-británico”.

Lectura de poesía en el Cervantes Theatre

El acto concluyó con un recital de poesía amorosa española en homenaje al hispanista Trevor Dadson a cargo del director artístico del Cervantes Theatre, Jorge de Juan. Se trata del primer teatro de habla hispana en la historia del teatro británico y su director asociado llamó a que Reino Unido y España consoliden “los fuertes lazos que siempre han existido entre nuestras dos comunidades”.

“En el Cervantes Theatre, ahora más que nunca, tenemos que seguir difundiendo nuestra cultura, nuestro idioma, que no deja de crecer y que es estudiado por los estudiantes británicos más que nunca. Queremos ser la puerta de entrada para muchos jóvenes españoles y latinoamericanos  que quieren seguir soñando con un futuro mejor en un país al que admiran por su historia y por sus gentes”, destacó De Juan.

Director of Instituto Cervantes, Luis García Montero, visits London and Oxford

The director of Instituto Cervantes, Luis García Montero, visits London and Oxford from Thursday 27th to Saturday 29th February, with an agenda that includes a tribute to British Hispanist Sir Paul Preston, the participation in the round table: Futuro: English & Hispanic Culture After Brexit and a meeting with the British Council, as well as his attendance to the 50th Anniversary celebrations of the Spanish Sub-Faculty of the University of Oxford and the signing of a memorandum of understanding with Magdalen College.

García Montero’s visit will begin on Thursday 27th with a breakfast with teachers of Spanish for Foreigners (ELE) in the library of Instituto Cervantes in London. At 11:00am, he will hold a meeting with the CEO of the British Council, Sir Ciarán Devane.

The director of Instituto Cervantes will have lunch with creators, academics and Latin American cultural guests. In the afternoon, García Montero will visit the offices of Instituto Cervantes in London, where he will have a tour of the facilities and hold meetings with the staff, as well as with the area directors with whom he will inform about the agreed agreements.

Roundtable: «Future: English & Hispanic Culture After Brexit»

In the evening, García Montero will attend the round table discussion: Futuro: English & Hispanic Culture After Brexit» the Cervantes Theatre. The Ambassador of Spain to the United Kingdom, Carlos Bastarreche, will introduce the evening, attendees of which include the Ambassador of Honduras to the United Kingdom and the Dean of the Latin American Ambassador Group, Iván Romero.

Next, the director of Instituto Cervantes will take the floor and he will deliver a spoken tribute to British Hispanism. The round table will be moderated by the correspondent of newspaper El País in the United Kingdom, Rafa de Miguel, and will have the following speakers: the director of the English National Ballet (ENB), Tamara Rojo; the Ambassador of Ecuador in the United Kingdom and novelist, Jaime Marchán; former United Kingdom Ambassador to Spain, Simon Manley; the director of the Institute for Modern Languages Research (IMLR), Catherine Davies; the president of the Society of Spanish Scientists in the United Kingdom (CERU), Rocio Gaudioso; and the researcher of the Elcano Royal Institute, Ignacio Molina.

The event will end with a recital of love poetry in Spanish in an homage to the recently deceased Hispanist Trevor Dadson, by the associate director of Cervantes Theatre, Jorge de Juan. 

At the end of the round table, García Montero will attend a dinner with Spanish and British businessmen in the United Kingdom, including the president of the Spanish Chamber of Commerce in the United Kingdom, Eduardo Barrachina, and Spanish personalities working in the City.

Paul Preston’s legacy

British Hispanst Sir Paul Preston will speak with the press on Friday February 28th, in the library of Instituto Cervantes in London. At 10:30a.m. the tribute will begin, in which the outstanding historian will deliver his legacy to the Caja de las Letras of Instituto Cervantes. Although this is the second donation to the Caja de las Letras from a Hispanist, it is the first donation to be given outside of the building in Madrid itself.

Sir Paul Preston will sign two copies of the assignment document and the director of Instituto Cervantes will keep the bequeathed item in a red briefcase and give Sir Paul Preston the symbolic key and the copy of the assignment document for five years. 

Following the ceremony of the Caja de las Letras, they will hold a public conversation about Preston’s outstanding career as a historian.

García Montero’s visit to Oxford

On Friday February 28th, García Montero will say a few words and participate in a poetry recital in the framework of the 50th anniversary of the Spanish and Portuguese Sub-Faculty of the University of Oxford.

In addition, García Montero will hold a meeting with the professor and promoter of the Madariaga Series, Juan Carlos Conde, on Saturday 29th at 9:00am. Then, both will visit Magdalen College, where the signing ceremony of the collaboration memorandum between Instituto Cervantes and Magdalen College will take place, with the presence of its president, Sir David Clary.

Visita del director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, a Londres y Oxford

El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, visita Londres y Oxford del jueves 27 al sábado 29 de febrero, con una agenda que incluye un homenaje al hispanista británico Sir Paul Preston, la participación en la mesa redonda: «Futuro: British & Hispanic Culture After Brexit» y una reunión con el British Council, así como la asistencia a las celebraciones del 50 Aniversario de la Subfacultad de Español de la Universidad de Oxford y la firma de un memorando de entendimiento con Magdalen College.

La visita de García Montero arrancará el jueves 27 con un desayuno con profesores Español para Extranjeros (ELE) en la biblioteca del Instituto Cervantes de Londres. A las 11:00 horas mantendrá una reunión con el director ejecutivo del British Council, Sir Ciarán Devane. 

El director del Instituto Cervantes almorzará con creadores, académicos y actores culturales iberoamericanos. Por la tarde, García Montero visitará las dependencias del Instituto Cervantes de Londres, donde conocerá las instalaciones del centro y mantendrá encuentros con los trabajadores, así como con los directores de área, a los que informará de los acuerdos acordados.

Mesa redonda: «Futuro: English & Hispanic Culture After Brexit»

Esa tarde, asistirá a la mesa redonda: «Futuro: English & Hispanic Culture After Brexit», que tendrá lugar en el Cervantes Theatre. La introducción será a cargo del Embajador de España en Reino Unido, Carlos Bastarreche, y del Embajador de Honduras en Reino Unido y Decano del Grupo de Embajador Latinoamericanos, Iván Romero. 

A continuación, tomará la palabra el director del Instituto Cervantes de Londres, quien pronunciará un Homenaje al hispanismo británico. La mesa redonda estará moderada por el corresponsal de El País en Reino Unido, Rafa de Miguel, y contará con los siguientes ponentes: la directora del English National Ballet (ENB), Tamara Rojo; el Embajador del Ecuador en el Reino Unido y novelista, Jaime Marchán; el ex embajador de Reino Unido en España, Simon Manley; la directora del Institute for Modern Languages Research (IMLR), Catherine Davies; la presidenta de la  Sociedad de Científicos Españoles en el Reino Unido (CERU), Rocio Gaudioso; y el investigador del Real Instituto Elcano, Ignacio Molina.

El acto concluirá con un recital de poesía amorosa española en homenaje al hispanista Trevor Dadson, recientemente fallecido, a cargo del director asociado del Cervantes Theatre, Jorge de Juan. Al finalizar, García Montero asistirá a una cena con empresarios españoles y británicos en Reino Unido, en la que también estará el presidente de la Cámara de Comercio en Reino Unido, Eduardo Barrachina, y personalidades españolas de la City.

Legado de Paul Preston

El hispanista británico Sir Paul Preston atenderá a la prensa el viernes 28 de febrero, en la biblioteca del Instituto Cervantes de Londres. A las  10:30 horas dará comienzo el homenaje, en el que el destacado historiador hará entrega de su legado a la Caja de las Letras del Instituto Cervantes, tratándose del primero que se hace en la distancia y el segundo que realiza un hispanista.

Sir Paul Preston firmará dos copias del documento de cesión y el director del Instituto Cervantes guardará el objeto legado en un maletín rojo y entregará a Sir Paul Preston la llave simbólica y la copia del documento de cesión por cinco años. A continuación, mantendrán una conversación pública sobre su destacado trayectoria como historiador.

Visita de García Montero a Oxford

El viernes 28 de febrero, García Montero dirá unas palabras y participará en un recital de poesía en el marco del 50 aniversario de la Subfacultad de Español y Portugués de la Universidad de Oxford.

Además, mantendrá una reunión con el catedrático e impulsor del Ciclo Madariaga, Juan Carlos Conde, el sábado 29. Acto seguido, ambos visitarán Magdalen College, donde tendrá lugar la ceremonia de firma del memorando de entendimiento de colaboración entre el Instituto Cervantes y Magdalen College, en presencia de su presidente, Sir David Clary.

UK celebrates the life and work of Osma, the first Spaniard to graduate from Oxford

The University of Oxford paid tribute today to Guillermo J. de Osma, the first Spaniard to study at Oxford. This possibility was thanks to the University Examination Law of 1871, which opened access to the universities of Oxford, Cambridge and Durham to non Anglicans. 

The «Osma Day» took place on February 7th 2020, on the centenary of the constitution for the first Spanish scholarship at the University of Oxford. It celebrates the graduation of Guillermo Joaquín de Osma y Scull (Havana, Cuba, 1853 – La Negresse, France, 1922), who went on to become a diplomat, deputy, senator, finance minister, president of the State Council after being the first Spaniard to study at Oxford.

The professor and researcher at the University of Oxford, Marina Pérez de Arcos, emphasised: «It is the first symposium to tribute a Spaniard held here with the active support of the highest university authorities in Oxford.»

Osma Scholarship and Symposium

The list of winners of the Osma scholarship in Oxford is a long and very established list. Among them are professors Alfonso XIII of Oxford, Sir Peter Russell; and prominent academics such as Ronald Hilton, Henry Kamen, Jeremy Lawrence, Anthony Pagden.

Within the centenary celebrations, a one-day symposium about Osma was also held at the Bodleian Library, at University of Oxford with the support of Instituto Cervantes in London. Osma scholars from all generations and countries, including specialists from Spain and the United Kingdom as well as Osma’s descendants congregated to pay tribute to the diplomat, politician, historian and art collector.

The director of Instituto Cervantes in London, Ignacio Peyró, noted: “Spain has a special bond with Oxford and Instituto Cervantes. Through various initiatives, including support for this laudable Osma centenary, we aim to strengthen the links to promote knowledge of the shared past and project it into the future ”.

Osma in Oxford

Osma arrived in Oxford from his native Havana, passing through Paris where he studied at the Sorbonne. His journey culminated in 1920 when British Parliament approved access to English historical universities to non-Anglican students.

His university education was spent at Pembroke College, Oxford, and his alma mater left him with his distinctive and indelible stamp.

Commissioning of the Valencia Institute of Don Juan

Once in Spain, Osma left aside his services to the nation and his political and business activities. Having no offspring and committed with research and Spanish culture and art with his wife, Mrs. Adelaida Crooke y Guzmán, XXIV Countess of Valencia de Don Juan, they founded the Valencia Institute of Don Juan, in 1916.

The patronage of the Institute was formed with personalities as relevant as Don Jacobo, Duke of Alba; Archer M. Huntington, founder of the Hispanic Society of America; Hercules Reed, curator of the British Museum and president of the London Antique Association; Antonio Maura, prime minister and director of the Royal Spanish Academy; and the Spanish Arabist, Miguel Asín Palacios.

The bylaws of the foundation of the Institute that Osma developed allowed the building where their funds are kept to be considered British soil during the Spanish civil war. This way, the Golden Fleece Codex, recently acquired by National Heritage, plus vessels of the Alhambra, a third of the government documents of Felipe II, tapestries and Hispanic-Mudejar fabrics, among many other very valuable works of historical and artistic heritage Spanish that Osma and his wife were treasuring and incorporating into the Institute.

Osma’s legacy, who died ninety-eight years ago today, remains active in his eagerness to break stereotypes and promote ties between Oxford and Spain.

Reino Unido celebra la vida y obra de Osma, el primer español en graduarse de Oxford

La Universidad de Oxford rinde hoy viernes un homenaje a Guillermo J. de Osma, el primer español en estudiar en Oxford después de la Ley de Examen de Universidades de 1871, que abrió el acceso a las universidades de Oxford, Cambridge y Durham a los no anglicanos. 

El “Osma Day” tiene lugar el 7 de febrero con motivo del centenario de la constitución de la primera beca española en la Universidad de Oxford, establecida en 1920 por Guillermo Joaquín de Osma y Scull (La Habana, Cuba, 1853 – La Negresse, Francia, 1922), diplomático, diputado, senador, ministro de Hacienda, presidente del Consejo de Estado y primer español en estudiar en Oxford. 

La profesora e investigadora de la Universidad de Oxford, Marina Pérez de Arcos, destaca: “Es el primer simposio homenaje a un español celebrado aquí con el respaldo activo de las más altas autoridades universitarias de Oxford”.

Beca Osma y simposio 

La lista de premiados de la beca Osma en Oxford es larga y muy señalada, entre ellos se encuentran catedráticos Alfonso XIII de Oxford, Sir Peter Russell; y otros académicos muy destacados como Ronald Hilton, Henry Kamen, Jeremy Lawrence, Anthony Pagden. 

En el marco de esa jornada también se celebra un simposio de un día en la Biblioteca Bodleian, centro neurálgico de la Universidad de Oxford, sobre Osma, contando con el apoyo del Instituto Cervantes de Londres. Además, se convoca a becados Osma de todas las generaciones y países, especialistas de España y el Reino Unido, así como a los descendientes del diplomático, político, historiador y coleccionista de arte.

El director del Instituto Cervantes de Londres, Ignacio Peyró, señala: “España tiene un vínculo especial con Oxford y el Instituto Cervantes, a través de diversas iniciativas, entre las que se incluye el apoyo a esta tan laudable del centenario de Osma, quiere ayudar a fortalecer ese vínculo para promover el conocimiento del pasado compartido y proyectarlo hacia el futuro”.

Osma en Oxford

Osma llegó a Oxford desde su Habana natal, pasando por París donde realizó sus estudios de bachillerato en la Sorbona, los cuales culminó el año en el que el Parlamento británico aprobó abrir las puertas de las universidades históricas inglesas a los estudiantes no anglicanos. 

Su formación universitaria la realizó adscrito a Pembroke College, Oxford, y su alma mater le dejó impreso su sello distintivo e indeleble como pone de manifiesto su discurrir vital.  

Puesta en marcha del Instituto Valencia de Don Juan

Una vez en España y dejando aparte sus servicios a la nación y sus actividades políticas y empresariales, y al no tener descendencia y estar comprometido junto a  su esposa, doña Adelaida Crooke y Guzmán, XXIV Condesa de Valencia de Don Juan, con la investigación y la cultura y el arte españoles, fundaron el Instituto Valencia de Don Juan, en 1916. 

Al Instituto, de carácter investigador, Osma le procuró unos estatutos minuciosamente pensados y compuso el patronato fundacional con personalidades tan relevantes como don Jacobo, duque de Alba; Archer M. Huntington, fundador de la Hispanic Society of America; Hercules Reed, conservador del British Museum y presidente de la Asociación de Anticuarios de Londres; Antonio Maura, primer ministro y director de la Real Academia Española; y el arabista español, Miguel Asín Palacios.

Los estatutos de la fundación del Instituto que Osma elaboró permitieron que el edificio donde se guardan sus fondos se considerara suelo británico durante la guerra civil española.  Así pudieron salvarse el Códice del Toisón de Oro, recientemente adquirido por Patrimonio Nacional, vasijas de la Alhambra, un tercio de los documentos de gobierno de Felipe II, tapices y tejidos hispano-mudéjares, entre otras muchas y valiosísimas obras del patrimonio histórico y artístico español que Osma y su esposa fueron atesorando e incorporando al Instituto.

El legado de Osma, fallecido noventa y ocho años tal día como hoy, continúa activo en su afán de romper estereotipos y promover lazos entre Oxford y España.   

Jonathan Thacker: “Oxford es un bastión en los estudios de español”

El 23 de agosto de 2019 en For teachers, Learn Spanish por | Sin comentarios

Entrevista al profesor Jonathan Thacker, de la cátedra Alfonso XIII de Estudios Españoles en Oxford, publicada en el ABC Cultural el 25 de mayo .

 Por Ignacio Peyró

La cátedra Alfonso XIII de Estudios Españoles que ocupa Jonathan Thacker está adscrita a Exeter College, pero –en congruencia con las peculiaridades de Oxford- su despacho está en la plaza de Wellington. En pleno “ombligo de Inglaterra”, ese despacho tiene algo de capilla hispánica, tapizado de arriba abajo con obras clásicas de la literatura española como Miau (aquí Meow) o The poem of My Cid. Experto en nuestro Siglo de Oro, el profesor Thacker acaba de ser nombrado para esta cátedra vitalicia que, fundada en 1927, conlleva la jefatura de la hispanística en Oxford –y la responsabilidad de seguir por la senda de los gigantes. No acaban aquí las celebraciones: este año, la subfacultad de Español –dentro de la facultad de Lenguas medievales y modernas- cumple cincuenta años.

–          El primer ocupante de esta cátedra fue alguien muy importante para los españoles: Salvador de Madariaga.

–          Sí. Madariaga sólo iba a estar en el puesto cuatro años, pero aun así es imposible no sentir el peso de las expectativas ante tanto predecesor ilustre como él. Tras Madariaga vino un cervantista muy influyente, William J. Entwistle, no tan conocido como Madariaga, claro, por ser académico pero no estadista, aunque en todo caso un estudioso respetadísimo. Después tenemos a una personalidad casi legendaria, Sir Peter Russell, que ocupó la cátedra desde muy joven. Aparece en varias novelas de Javier Marías, que también dio clase en la subfacultad en los ochenta. Russell fue otro gran hispanista, casi por igual historiador e historiador de la literatura; trabajó mucho la historia portuguesa, ante todo la figura de Enrique el Navegante, pero fue muy conocido en España por su trabajo sobre la Celestina, además de por haber escrito uno de los artículos más influyentes de la medievalística española a propósito de la datación del Cid. Le sucedió otro gran sabio cidiano, Ian Michael: además del Cid, editó otras obras medievales canónicas como el Libro de Alexandre. Ahora está jubilado y vive en Madrid; tuve la suerte de tratarle en mis primeros años aquí y era un gran colega y racconteur, además de uno de los continuadores, junto a Melveena McKendrick, de la tradición hispanística del sur de Gales. Mi antecesor directo es Edwin Williamson, bien conocido tanto por sus trabajos sobre Cervantes como sobre los dedicados a Borges, de quien escribió una influyente biografía. Williamson ha sido tan respetado en su vertiente de cervantista como en su vertiente de americanista, pero ahora que acaba de jubilarse vuelve a trabajar sobre Cervantes.

 

–          Es ud. el primer especialista en teatro que ocupa la cátedra.

–          Sí, y me llena de orgullo. Porque creo que el teatro ha sido, al menos en parte y al menos en Inglaterra, la hermana pobre de los estudios de Siglo de Oro, cosa sorprendente al hablar de un periodo tan señero y del que constituye una parte tan relevante. Me pregunto si esto se debe parcialmente a que se percibía, por parte de algunos colegas que me precedieron –no sólo en Oxford, sino en todas partes-, como algo más alineado con la cultura popular, por lo que preferían escribir sobre algunos de los textos prosísticos más canónicos: Cervantes, Gracián… y, por supuesto, la poesía, en todo lo que va de Garcilaso a Góngora.

 

–          Es llamativo: ¿cómo comprender la España del XVII sin su teatro? Al fin y al cabo, tenía un impacto en los usos sociales y en la propia vida de las gentes que otras artes no tenían…

–          Es así. Cuando lees las obras de teatro o las ves representadas, adquieres una percepción mucho más clara de cómo era la cultura española en el Siglo de Oro. Porque sabes que estos dramaturgos escribían para un público muy amplio en el abanico social, e inventaron una forma que tuvo éxito porque era popular. Quienes intentaron, como Cervantes, escribir drama en la década de 1580, no tuvieron ese éxito porque el suyo era un drama de estilo demasiado clásico; escribían obras sobre personajes clásicos, por ejemplo, o al menos con fondo clasicista. Fue Lope de Vega quien logra la mezcla de estilos que triunfaría en la Comedia nueva. Trataba temas con los que el público general podía verse identificado, y tiene esa suma de comedia con un lado más serio que los españoles terminaron disfrutando.

 

–          Oxford es un lugar difícil de entender desde fuera. ¿Cómo se lo explicaría a un español, y cómo se estructuran aquí los estudios españoles? ¿Qué es lo que diferencia a Oxford de otras universidades? ¿Es tan humanística y conservadora como se la ve?

–          La clave para entender Oxford es entender las diferencias entre la Universidad y los colleges. Un estudiante que se matricula para estudiar español aquí es entrevistado y admitido o no admitido por un college. Es el tutor el que decide si un candidato tiene potencial para estudiar español aquí. Una vez han sido aceptados como miembros de la Universidad y del college, el vínculo más fuerte del alumno es con el college y con su tutor en el college –y así durante los cuatro años de carrera, tres aquí y uno en el extranjero. El college les da la atención del tutor y sus clases en grupos pequeños o incluso individuales; la universidad, a través de la Facultad de lenguas y literatura, provee de grandes conferencias y clases magistrales; también se encarga de la docencia de la lengua, que se estudia de modo centralizado en la universidad. Por último, cabe añadir que a los alumnos les examina la universidad, no su college… aunque en muchos casos los examinadores también son tutores en los colleges y les han preparado para los exámenes. En fin, como se ve, es un sistema ligeramente complicado, pero funciona bien desde el punto de vista del estudiante, porque habitualmente no tendrán más de tres o cuatro compañeros estudiando lo mismo que ellos, de modo que tienen acceso a su tutor cuando quieran.

 

–          No hace mucho que dio su conferencia inaugural. ¿Mantiene Oxford su viejo prestigio?

–          Sin duda ninguna. Creo que hay una diferencia interesante entre Oxford y otras instituciones que enseñan español en Reino Unido, y es que Oxford es posiblemente algo más tradicional en las materias que enseña. Es una referencia para los estudios medievales y, muy en particular, para los del Siglo de Oro, que han tendido a ir desapareciendo un poco de otras instituciones en Reino Unido, de modo que ejerce una cierta función de bastión en los estudios de español, o así espero que sea considerado. Otros departamentos de otras ciudades se han movido a estudios visuales, contemporáneos, Historia moderna… pero el énfasis en Oxford todavía es predominantemente literario. Queremos que nuestros estudiantes salgan con el abc de los clásicos leído: Cervantes, Lope de Vega, Quevedo…

–          ¿Diría que el hispanismo goza de buena salud en Reino Unido?

–          El panorama es complejo. Es un panorama muy bueno, un panorama feliz, en general, porque la cultura hispánica es muy popular y altamente estimada por los británicos hoy, y el español ha crecido muchísimo como lengua en los colegios. Incluso diría que en varias facultades de lenguas modernas a lo largo del país el español es sin sombra de duda la lengua mayor y más importante, y eso es un gran cambio respecto de los días de predominio del francés y el alemán. A la vez, esta historia de éxito del español, el hecho de que lo estudien más niños y el hecho de que haya más certificaciones debe a su vez ponerse en relación con un profundo y continuado declinar de los estudios de lenguas y culturas extranjeras en Reino Unido. No pocos departamentos universitarios, ante todo de alemán y francés, han sufrido y sufren mucho; en el caso del español lo interesante es que estamos dando la vuelta a esa tendencia. Mucha gente me pregunta por qué se ha hecho tan popular el español, y pienso en tantas ocasiones como hablo con los padres de alumnos potenciales… unos padres que quieren que sus niños aprendan español porque, de las que se aprenden en la escuela, es la lengua más útil. Además, mucha gente ha viajado a España por placer o negocios, o tiene intereses en Latinoamérica, o en la música, los deportes… y ven la importancia de la cultura en español a nivel global y quieren que sus hijos aprendan español como una de las grandes lenguas del mundo. Este ha sido un gran aliciente para el hispanismo en este país.

 

–          ¿Y en Oxford? Además de sus predecesores, ha habido aquí y sigue habiendo grandes hispanistas como el propio Sir John Elliott… ¿Se mantiene esa tradición que, por otra parte, tanta atención nos merece a los españoles?

–          Es una tradición que se mantiene en forma. Creo que la relación con España y con nuestros colegas españoles hoy es algo diferente; en algunos campos, en la historia de España y la historia de la literatura española ante todo, a partir de los años cincuenta, los académicos británicos fueron pioneros. Ahora la relación es distinta. Pienso que la comunidad universitaria española, sea en las Universidades de Santiago, Valencia, Barcelona o Castilla La Mancha, ve con muy buenos ojos que ese interés continúe, pero el centro o el eje de los estudios de español es ahora la propia España.

–          De alguna manera es normal…

–          Sí, y en mi área particular, la comedia del siglo XVII, había una manera un poco conservadora de enfrentarse a ella: de alguna manera se entendía que la comedia quería representar la España imperial de los Austrias y que tenía mucho de instrumento propagandístico del Estado. Creo que esa visión ha cambiado bastante por las investigaciones que ha habido en todo el mundo, pero especialmente en España, en las dos o tres últimas décadas, desde la Transición, con lo que ahora hay mucha más voluntad en acercarse a la dramaturgia como mera dramaturgia, y ese ha sido un desarrollo muy sano.

 

–          ¿Podría hablarnos de sus maestros? ¿Quiénes son las figuras que más ha respetado en sus estudios españoles, sean del origen que sean?

–          Esto tal vez nos lleve un poco atrás. Mi interés por el español surgió de mi interés por las lenguas, que comenzó en la escuela. Allí tuve mucha suerte, porque tuve un gran profesor de francés en la escuela, que había estudiado francés y español en Oxford, y después mi colegio, de modo experimental, lanzó el español cuando yo tenía dieciséis años. En el grupo éramos solo cuatro, cosa que era excelente y más con ese profesor, así que en los exámenes de fin de bachillerato elegí español. Por entonces era obligatorio hacer un trabajo de literatura, y me dijeron que me leyera la primera parte del Quijote en verano; luego estudié YermaDoña Perfecta –¡todo esto con dieciséis o diecisiete años!-; incluso Fuenteovejuna, una obra del Siglo de Oro. Esas cosas apenas pasan hoy. Pienso, en definitiva, que tuve suerte de que se lanzara ese proyecto experimental de español, porque me gustó y seguí estudiando francés y español en la carrera. En King’s College London, donde estudié, tuve la enorme suerte de que me diera clase uno de los verdaderos grandes nombres del hispanismo, John Butt, conocido por todos los estudiantes de español británicos por haber coescrito con Carmen Benjamín una gramática muy popular, generalmente llamada “Butt and Benjamin”. También teníamos a figuras como David Hook, medievalista, o el americanista William Rowe. Y, fundamentalmente, a Jack Sage, que fue un editor prolífico, y que era un gran apasionado del teatro, y que nos hacía leer muchas obras, pero que ante todo no veía las obras teatrales como poemas dramáticos sobre la página; su mujer había sido cantante de ópera, y él era un gran aficionado a las tablas, y por eso nos animaba siempre a ver las obras de teatro como obras de teatro, y era raro en la época, porque no había gran tradición de poner en escena obras del Siglo de Oro español en Reino Unido. Él se retiró cuando yo estudiaba pero me sembró el interés por el teatro del Siglo de Oro y me animó a cursar el doctorado en Cambridge con Melveena McKendrick, y Melveena, que era muy famosa en la hispanística por su libro sobre el teatro en España, por suerte me acogió y supervisó mi tesis. Por aquel tiempo yo ya había leído muchas de las obras consideradas más serias, los dramas de honor, y me empecé a interesar por la comedia del Siglo de Oro, porque vi que había mucho menos escrito al respecto. Y me atrajo en particular Tirso de Molina, obras como Don Gil de las calzas verdesMarta la piadosaLa celosa de sí misma, que a mí me parecían de algún modo convencionales, pero sin duda interesantes; seguramente se tomaban más riesgos en su representación que en los dramas de honor. Y, bajo la supervisión de Melveena McKendrick, mi tesis investigó la relación de estas obras con la vida real del periodo, así que mi tesis fue un intento de pensar sobre la representación y el teatro dentro del teatro en estas obras, y si esto tenía alguna relación con la vida real. La tesis se llamó Role play and the world as stage in the Comedia. Luego la publiqué, revisada, en libro.

–          Hay una curiosa conexión entre Castilla e Inglaterra en esta época: lo popular que es el teatro en cada una de ellas, del Globe a los corrales.

–          Lo importante es señalar que, en la comunidad literaria a nivel global, el teatro español del Siglo de Oro todavía es, por chocante que parezca, poco conocido. Todo el mundo habla de Shakespeare y del teatro inglés de la época, de lo magnífico que era, pero cuando vemos algunas de las diferencias que se están investigando… por ejemplo, en España el teatro es un fenómeno auténticamente global, no es sólo Madrid, como el teatro inglés tendía a estar radicado en Londres y las casas señoriales de sus alrededores. Esta semana voy a Badajoz, y si voy es porque allí había teatro, como había corrales en Almagro y en tantas otras ciudades; también en el Nuevo Mundo, en México, en Lima, a los pocos años del primer corral en Madrid, en los años setenta del siglo XVI, ya había corrales del otro lado del Atlántico –hablamos de solo veinte o veinticinco años después. Por tanto, una primera cosa: es un fenómeno global. Y la segunda, interesante como resultado de la primera: hay tanta documentación en todas partes que puedo ir a Badajoz a mirar en el archivo histórico municipal y ver los documentos de los autos del Corpus Christi que tuvieron lugar en los primeros años del XVII… Es increíble, y estos archivos se han ido abriendo las últimas décadas a los investigadores; alguien como Alejandro García-Reidy puede descubrir una nueva obra de Lope de Vega en la Biblioteca Nacional. En España estos documentos han sobrevivido mucho mejor; los estudiosos de Shakespeare darían su brazo derecho por un autógrafo de Shakespeare, mientras que se conservan cuarenta obras escritas por mano del propio Lope, es decir, más obras del total de las que compuso Shakespeare. Ni siquiera sabemos a ciencia cierta si la letra que decimos que es de Shakespeare lo es en realidad, en tanto que de Lope se conservan, como he dicho, miles y miles de palabras escritas.

–          Lope es su gran pasión dentro del teatro aurisecular. Quizá por ese tacto tan real de la vida que nos da…

–          Es una buena manera de decirlo. Tiene algo más de hombre natural de la escena que Calderón. Por supuesto, Calderón es un dramaturgo extraordinario, pero intelectualiza el teatro más, planea sus dramas con más cuidado, y puedes ver cómo una imagen que hace en un momento dado luego va a coger otro sentido más irónico; Lope no es tan cuidadoso, le interesa más crear teatro, eso no quiere decir que no escribiera algunas obras de trama magnífica como El castigo sin venganza, pero también podía escribir obras muy rápido; de hecho, muchas, aun habiendo sido escritas muy rápido, son muy buenas, pero de alguna manera supongo que son más espontáneas que Calderón. A la vez, conforme voy teniendo más años, me voy acercando más a Calderón, así que mi próximo libro creo que va a ser sobre Calderón y no sobre Lope. Quizá uno aprende a disfrutar más de Calderón más tarde en la vida.

–          ¿Es cierto que los alemanes han amado más el teatro español que el mundo anglo?

–          Especialmente a Calderón. Los alemanes, durante el Romanticismo, fueron los responsables de leer la Comedia nueva, haciendo bandera en particular de Calderón; a la vez, para los románticos, Lope es lo nacional-popular, Lope es un hombre del pueblo que de algún modo es capaz de canalizar las emociones y las historias del pueblo español hasta su época… Yo no estoy exactamente de acuerdo con eso, pero puedo ver por qué se lo plantearon. Y mientras, admiraron la mentalidad sofisticada de Calderón y amaron una obra fáustica como El mágico prodigioso, donde hay un pacto con el diablo; en resumen, los alemanes encontraron algunos motivos en Calderón con los que podían trabajar. En lo referente a la órbita británica, el teatro español no es traducido al inglés hasta el siglo XIX, y suelen ser traducciones también de Calderón, básicamente porque a Shelley le interesaba Calderón, y había llegado a ser el más representativo. Shakespeare tampoco fue traducido al español por mucho tiempo, pero el teatro español tuvo que esperar aún más para llegar al inglés. En todo caso, hoy tiende a ser traducido no como poesía dramática, como lo era en el siglo XIX, sino como obras que han de cobrar vida sobre un escenario. Es lo que pasó en particular con las obras españolas representadas por la Royal Shakespeare Company en 2004-2005; estaban en su sede de Stratford, claro, pero hicieron gira por Londres, Newcastle, e incluso pasaron una semana en Madrid… Lo interesante es lo bien que funcionaron esas obras en el escenario británico contemporáneo, representado en un inglés más moderno, sin intentar dejarse llevar por guiños de arcaísmo…y así hacerlo vivo ante una audiencia de hoy.

 

–          Para terminar: ¿está el futuro del hispanismo en buenas manos? ¿Seguiremos leyendo a quienes están estudiando hoy?

–          Soy muy optimista al respecto, necesitamos cuidar el mantener suficientes instituciones con ese interés en el desarrollo del conocimiento de la literatura y la cultura españolas a lo largo de los  siglos; hay un ligero peligro de que haya un foco demasiado cercano a lo contemporáneo. Una de las cosas que me hacen ser optimista es la calidad de los estudiantes que estoy viendo, así como el entusiasmo por los textos una vez superan la ansiedad de pensar lo difícil que va a ser enfrentarse a lecturas en castellano antiguo. Cuando se dan cuenta de que pueden hacerlo, de que los escritores de este periodo no son tan diferentes de cómo somos ahora, nuestros papeles y clases tienen gran éxito de concurrencia. Por ejemplo, si cada año reclutamos a unos sesenta o setenta estudiantes de español en Oxford, posiblemente unos cuarenta de ellos tomarán un curso de estudios medievales o del Siglo de Oro. Junto a eso, como decía, los estudiantes que se gradúan son muy buenos –tenemos muy buenos graduados, no sólo británicos, y algunos de los que han estado con nosotros estos años ahora ocupan puestos en otras universidades de Reino Unido o Estados Unidos. Esto es extremadamente satisfactorio.

–          Por último, ¿cómo es su relación con las instituciones españolas, universidades y demás? ¿Qué papel pueden jugar aquí?

–          Estas relaciones son mutuamente beneficiosas en alto grado. Siempre me he sentido muy bienvenido en España y en las universidades españolas. A la vez, en mis primeros meses en el puesto, he intentado continuar y fortalecer las relaciones con el Instituto Cervantes, con la Embajada, y también con la comunidad empresarial española a través de la Cámara de Comercio. Hay muchos, muchos españoles y americanos viviendo en Reino Unido, y están deseando que su cultura y su historia sean conocidas. Y debo decir que, de momento, lo más gratificante del trabajo ha sido constatar ese apoyo, más aún cuando no son años fáciles para las lenguas extranjeras en las escuelas y las universidades. Por eso, contar con instituciones e individuos que nos respalden económica y moralmente es de gran importancia, y creo que con nuestro entusiasmo y rigor nosotros también contribuimos a devolver algo de ese apoyo.

© Instituto Cervantes 1997-2022. Reservados todos los derechos. cenlon@cervantes.es