El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Irlanda y España: El camino hacia el progreso social | Ireland and Spain: Path to Social Progress

A lo largo de la última década, la sociedad irlandesa se ha convertido en un referente mundial debido a su compromiso a proteger y avanzar los derechos civiles de todas sus minorías sociales, culturales y étnicas. En Irlanda, hemos vivido una verdadera transformación social caracterizada por un reconocimiento de las desigualdes subyacentes que habían fundamentado la sociedad durante largo tiempo así como una nueva voluntad de corregir las actitudes intolerantes hacia las comunidades más marginalizadas. En este sentido, los esfuerzos realizados por los ciudadanos irlandeses nos recuerdan la importancia de seguir luchando por una sociedad más progresiva basada en la extensión de los derechos civiles a las comunidades olvidadas. A un nivel internacional, el caso irlandés supone un importante ejemplo de los cambios que pueden impulsar la sociedad civil y su capacidad de fomentar un cambio de actitudes hacia los que pueden sentirse aislados del conjunto de la sociedad.

Tras haber vivido las consecuencias sociales y económicas de la crisis financiera durante la primera mitad de la última década, los ciudadanos europeos se iban concienciando de la necesidad de combatir las desigualdades estructurales que impedían avanzar a las minorías sociales por toda Europa. En el contexto del declive económico y la fragmentación política de aquella época, los movimientos feministas y antiracistas nos concienciaban sobre la importancia de reconstruir una sociedad basada en el desarrollo de las protecciones legislativas para las comunidades históricamente subyugadas. Frente a estas consecuencias económicas y esa mayor conciencia por parte de la población acerca de las distintas desigualdades que todavía fundamentaban la sociedad contemporánea, los irlandeses y los españoles abrieron sus propios diálogos sobre lo que se debería hacer para impulsar la extensión de los derechos civiles a todos los miembros de sus respectivas sociedades.

Las conquistas sociales logradas por el movimiento feminista español nos recuerdan la importancia de la movilización ciudadana y la capacidad de estos movimientos para lograr verdaderos cambios legislativos. Tras las inmensas manifestaciones provocadas por la violación de una mujer por parte de un grupo conocido como ‘La manada’, el feminismo español se dedicaba fuertemente a llamar la atención pública sobre las distintas formas del machismo contra las que luchan las mujeres. Además de haberse enfrentado al machismo mediante la promulgación de una nueva legislación, el gobierno actual se ha comprometido a hacer frente a un sistema de desigualdades subyacentes que todavía condenan a las mujeres a una posición verdaderamente secundaria. A pesar de no haber logrado todavía unos importantes avances sociales en materia de los derechos laborales y sexuales, los políticos ahora son más conscientes de las distintas desigualdades sociales a las que se enfrentan las mujeres. De este modo, el compromiso del feminismo español a luchar por un mayor reconocimiento de estas desigualdades nos ha obligado a reflexionar sobre el espejismo de una igualdad completa entre los géneros en la sociedad contempóranea.

En lo que toca al caso irlandés, no cabe duda de que podemos aprender mucho de la sociedad civil española por su fuerte voluntad de fortalecer los derechos de las mujeres mediante unas protecciones legislativas así como la promoción de un amplio cambio de mentalidad hacia el feminismo. Mientras seguimos esforzándonos para entender mejor las dificultades a las que estaban sujetas las generaciones de mujeres irlandeses a lo largo de todo el siglo XX, somos conscientes también de que la sociedad irlandesa acaba de lograr unos avances muy importantes en materia de los derechos laborales y sexuales de las mujeres. Tras la aprobación del referéndum acerca del matrimonio homosexual en el 2016, los irlandeses se han concienciado cada vez más de la necesidad de reconocer el derecho de todas nuestras comunidades a disfrutar de las mismas libertades sociales. Aunque deberíamos seguir insistiendo en la promulgación de nuevas leyes para extender derechos y libertades importantes a las comunidades todavía marginalizadas, no podemos perder de vista la responsabilidad que tenemos todos de desafíar las actitudes que siguen perpetuando la discriminación contemporánea hacia los que se han encontrado históricamente en las márgenes de nuestra sociedad.

Tras haberse enfrentado a las consecuencias económicas y sociales provocadas por la crisis financiera durante la primera mitad de la década, Irlanda y España han emprendido un camino paralelo hacia una sociedad más igualtaria basada en la promoción del entendimiento mutuo entre todas sus distintas comunidades culturales y étnicas. A pesar de todas las buenas noticias acerca de los avances legislativos a lo largo de los últimos años, hemos visto a la vez un resurgimiento de actitudes despectivas hacia los que están luchando por exigir unas mayores libertades sociales a las que deberían tener derecho. Tal y como demuestra la persistencia de la violencia machista y racista incluso en los países más desarrollados, hemos de renovar los esfuerzos para que ninguna comunidad social se sienta excluida de nuestra sociedad en la que debería poder participan plenamente.

Texto: Philip McGuinness

Ireland and Spain: Path to Social Progress

Over the course of the last decade, Irish society has become an international reference point arising from its commitment to promoting the rights of all its ethnic, cultural and social minorities. In Ireland, we have experienced a true social transformation, characterised by a recognition of the underlying inequalities that undermined Irish society for many decades alongside a renewed commitment to overcoming intolerant attitudes towards our most marginalised communities. In this sense, the efforts of Irish citizens in promoting basic civil liberties reminds us of the continued importance of fighting for a society based on the extension of such rights to all its peoples. On an international level, Ireland’s fight for social advancement represents an important example of the role of civil society in affecting substantial change through an active  commitment to the promotion of the extension of basic liberties to all members of a society.

Having experienced both the social and economic consequences of the financial crisis during the first half of the last decade, European citizens have become ever more aware of the need to combat embedded structural inequalities and attitudes through their own social movements. In the context of a period characterised by economic decline and political fragmentation, feminist and anti-racist movements reminded us of the importance of rebuilding a society centred on the development of civil protections for our historically marginalised communities. In light of such economic decline and a growing awareness on the part ordinary Europeans of the embedded inequalities that underpinned contemporary society, Ireland and Spain began their own social dialogues on the appropriate measures needed for tackling inbuilt inequalities and the extension of civil rights to all its citizens.

In Spain, the large-scale achievements of the Spanish feminist movement reminds us of the importance of civilian mobilisation and the capacity of such movements in affecting legislative change. Following on from the immense public protests sparked by the rape of a woman at the hands of a group of men, known as ‘La Manada’, the Spanish feminist movement dedicated itself to highlighting the different forms of machismo with which women regularly contended. In addition to having confronted machismo through the passing of new lays, the current socialist government has also committed to eradicating a series of inbuilt inequalities that prevent women from enjoying the same liberties as their male counterparts. Whilst not having achieved certain important advancements in the fields of female labour and sexual rights, politicians are now ever more aware of the different obstacles faced by women. In this sense, the commitment of Spanish feminism to fighting for a greater recognition of these inequalities has forced to reflect on the illusion of gender equality in the contemporary world.

In the context of this ongoing struggle for women’s rights, there is no doubt that Ireland has much to learn from Spain’s commitment to strengthening their rights through legislation as well as through the encouragement of an active change of mentality towards the feminist movement. As we continue to understand the difficulties and inequalities to which Irish women were subjected throughout the twentieth century, we are also aware of the many advancements with respect to women’s sexual and working rights in Ireland over recent years. Following the passing of the same-sex marriage referendum in Ireland six years ago, Irish people have become gradually more aware of the rights of all of our citizens to the same social freedoms. Whilst we should continue promoting the passing of new laws in an effort for grant further rights to marginalised communities, we shouldn’t overlook our responsibility to challenge societal attitudes towards groups historically found on the margins of society.

Text by Philip McGuinness

Comparte esta entrada

Twitter Facebook Google+ LinkedIn Del.icio.us Tumblr Del.icio.us

Entradas relacionadas

Deja un comentario

  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube
  • Correo electrónico
  • RSS
Instituto Cervantes de Dublín

Instituto Cervantes de Dublín

Lincoln House
Lincoln Place
Dublin 2

Tel.: 00353 (0)1 631 15 00
Fax: 00353 (0)1 631 15 99

https://dublin.cervantes.es
cendub@cervantes.es

Síguenos en:

Síguenos en Facebook   Síguenos en Twitter   Síguenos en YouTube

Nuestros vídeos

YouTube ICDublin

© Instituto Cervantes 1997-2022. Reservados todos los derechos. bibdub@cervantes.es