El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

El Quijote en mi vida

Luis puso a un lado el controlador. 2000pts de ley. Gané otravez. El jyego se llamó Call of Duty: World at War, y es el major. Quiere le mochila anduvo insti.

Luis estuvo sobre los Tank Fields. Vio el rugby y habló al mejor amigo Ben. Ben habló a lhe “Tuve un táctica nuclear anoche. ¡Está fantástico!

Luis no prestó atención; Vio al terreno. De repente, un rugby bol dio una patada hacia ello. Algo de repente quebró en Luis’ mente y hació frente a Ben. Ben gritó “¡Cálmate! ¡Fue solamente una poleta de rugby!”

“No fue” habló Luis “Fue un proyectil, respaldaremos a base.

¿Luis, de que estás hablandos? ¿Qué base? ¿Estás bien?”

“No me llamo Luis. Me llamo Maniobras García del 1st  Marineo Division. ¡Irás sobre Cabo! Nosotros a respaldaremos a base”

Luis se calmó,  ¡hey!” Luis dio tirón a algo y atravesaron corriendo el campo. Había muchos cadáver es sobre el campo fue el Maniobras y Cabo contra el enemigo.

“ Vendrás sobre marineo, ¡dejaremos!”

Los oficiales de los enemigo gritaron a la infantería dispararon. De hecho está el rugby profesores gritan os macháis. Los jugadores salto persiguen después ellos. Pero Luis pensó de otro modo. “Cabo, están Banzais detrás de nosotros. ¡Os mudemos!

Pero ‘Maniobras’, están rugby jugadores.”

Tonto Cabo, sabés que sólo eres un voluntario, pero aligarás alto.”

De repente Ben tropezó y se cayó.

“¡Cabo!” gritó Luis y corriendo espalada hacia le. Habló “No hombre dejó atrás.”

De repente fue placado un jugador de rugby y dejaste sin sentido. 
 
Louis J.
Dulwich College, London

Don Quijote en su vida

Para mí, es muy difícil decidir quien, en mi vida, es más como Don Quijote: por ejemplo, muchas personas tienen unas de las características del Quijote. Aunque, para mí, el que es como el Quijote es mi mejor amigo, Alex.

No sé exactamente donde a empezar con Alex.  Le gusta la idea de caballerosidad, en muchas maneras diferentes: tenemos un vecino, un profesor de mi colegio, y es un hombre que Alex odia.

Una vez, los chicos pequeños estaban jugando con una pelota, en la calle, enfrente de nuestras casas. Desafortunadamente, uno de ellos lanzó el balón, y cayó en el césped de su vecino. El vecino lo vio todo, y salió para gritar a los chicos (incluido los hermanos de mis amigos). ¡Alex venia al rescate! Cuando el vecino venía, Alex iba al sendero del vecino, y comenzaban a discutir, muy fuerte, sobre los derechos de los chicos a jugar.

Para Alex, no hubo un problema con traer el balón, si fue al césped de otra persona. Desafortunadamente, nuestro vecino piensa que hay un problema, un problema grande. Entre Alex y yo, pensamos que el vecino es como un trol, con su propio territorio. Tristemente, hubo muchos problemas en todo, porque la intervención de Alex no tranquilizó al vecino: si algo, lo enfadó más. Sin embargo, fue un gesto noble, y no es algo que he olvidado.

Otra cosa con Alex es que tiene su propio Rocinante: compró una bici pequeña, una bici para un niño, de cerca seis años. Habría podido poco tonto, para un joven de 16 años montar una bicicleta para alguien de cinco años, pero porque Alex es muy gracioso, la idea de montado una bicicleta pequeña no es tonta o infantil, pero es más como una marca registrada de él.

He esperado a montarla, pero aunque no es difícil, dudo que parezca como un payaso, pero más como una figura trágica, y indudablemente no soy como el Quijote, que es un poco lamentable. Alex tiene un nombre para “Rocinante” – lo se llama “Little Pete”, y desafortunadamente, no sé porque lo tiene un nombre como eso: es un amigo, pero a veces no tengo una idea que lo que pasa en su cabeza.

Sorprendentemente, Alex tiene una Dulcinea de Toboso, una chica que vive en nuestra calle: se llama Katherine, pero en el espíritu del Quijote, le llamo Kitty, porque lo prefiero como un nombre, y espero que le convenga mejor que su nombre propio. Desafortunadamente, ella nos tormenta. Pensamos que es un hecho de vida, y no creo que Kitty esté muy triste, si no sale con nosotros.

Desafortunadamente, si Alex es Don Quijote, yo soy Sancho Panza, y creo que es un papel que puedo disfrutar, y representar bien.

Mungo B.
Barton Court Grammar School

El quijote en mi vida

Erase un vez Pedro se despertó a encontrarse recostado al lado de su buen amigo Jack al centro de una calle bullían de gente. La noche pasado había estado leyendo un libro que recientemente compró. Eran historias de héroes luchando monstruos, terribles y intimidantes. Recordó que fue un héroe salvando las damiselas desoladas.

No tuvo idea como llegó a la calle y estuvo muy confundió pero se levantó y anduvo a la cafetería más cerca.  Cuando llegó, descubrió que el café fue como una cabaña que su libro describió que leyó la noche pasada. Entro en y Jack siguió, Jack también apareció muy confuso. El sol comenzó a establecer y Pedro notó que había una luna llena, en ese momento torció su mirada al el camarero que tenía los ojos rojos amenazantes y sus dientes extendido a colmillos.

Jack miró a través de Pedro y tuvo miedo, vio y le pidió que pasara. Pedro torció a él en asombro preguntando cómo es posible que el no veo el hombre lobo – ¿Quizás no existió? Pedro torció y miró al barman que ya había subido en la barra y estaba mirando como si él iba a saltar sobre él. Sus pantalones se habían levantado la pierna y pelos largos parecieron.

Pedro se preguntó cómo podía protegerse a sí mismo, en caso de que pasar a la ofensiva o debe esperar a ser atacados primero, ¿y Qué hay de Jack? Decidió que su mejor oportunidad fue para tratar de sorprender la bestia, así que tomó el taburete de bar, Pero La bestia fue más rápido que él. Evadió el taburete y le miró. Entonces Jack agarró el brazo de Pedro y le sacudió, Pedro de repente vio un destello de luz y todo volvió a la normalidad. ¿Qué estaba pasando?

La música sonaba en el fondo y todas las personas lo miraban como si estuviera loco. Se fue rápidamente de la barra y se fue a mi casa. Colorín, colorado, este cuento se he acabado.

Robert L.
Dulwich College, London

Don Quijote

Presento a usted mi hermano, el Don Quijote de mi vida,  Adi.   De oro y nada más, él es verdadero, honesto, y grande.  Tiene valores como nadie y siempre intenta  hacer lo que es verdad y mejor para todo el mundo.  

No sé cómo puede andar con su corazón lleno y grande. ¿Y necesitas ayuda?  El estará allí para tí en segundos,  sin pensar en él mismo y siempre sonriendo. 

Lo encontrará en mi salón, siete días a la semana, ocultado atrás de los armarios, unido con las paredes esperando para los enemigos.  Y cuando  se encuentra con ellos,  sufren la ira de la escoba.  No descansa porque siempre hay algo que mejorar, y siempre hay gente que proteger.  

El mundo en su imaginación es más grande y  peligroso de lo que podemos imaginar.   Pero el caballero de este mundo será para siempre, mi hermanito. 

Ha tenido problemas en el pasado especialmente con los que se burlaban de él, ignorante de sus cualidades doradas.  Es el tipo de persona que siempre da, esperando nada a cambio, y a menudo esto es el caso.  Pero nunca lo he oído quejarse. 

Pasa mucho de su tiempo intentando alegrar a todo el mundo, y si no tiene éxito,  sólo prueba más. 
Supongo que es fácil sentirse celosa cuando vives con un chico como mi hermano, pero sólo cosas buenas ocurren cuando está cerca.  ¿Entonces como podemos sentirnos enfadados?  Aún tiene una cara de un niñito así que no es posible odiarlo.   

Pero, creo que es un instinto humano utilizar a una persona cercana, yo lo he hecho por ejemplo  y en los días cuando me siento muy perezosa le he pedido, en numerosas ocasiones, que me traiga lo que necesito.   No pensaba mucho entonces, pero cuando pienso ahora sé que no podría vivir sin él. 

Sólo tiene once años ahora, pero sé que después de unos años más, cuando sea mayor que será mi caballero real.  Su vida está llena de gente que le encanta, y será lo mismo para muchos años más.  Cada día tendrá nuevos molinos de viento  con los que mi hermano podrá luchar y nuevas personas que rescatar o ayudar.  

No sé si he hecho justicia explicando a usted mi hermano, y también no sé lo que le aguarda en su vida, pero sé que yo, sin duda, estaré con él, Don Quijote y yo siendo sólo Sancho. 

Anaamika M.
Central Newcastle High School

El quijote de tu vida

Soy Sofía y soy una chica bastante ordinaria. Vivo en un piso antiguo en el centro de Madrid, tengo una familia muy ordinaria, y pensaba que tenía amigos muy ordinarios hasta un evento que ocurre recientemente. Diré usted sobre un evento que es muy importante en mi vida.

Estaba en la cocina cuando mi madre quería a conocer,

— Sofía, ¿quién es viniendo a tu fiesta el sábado? ¿Tienes respuestas de todo del mundo?
—Sí— respondía —habrá ocho personas. Excepto… no tengo una repuesta de Conchi y no fue al instituto la semana pasada. Mandaba tres mensajes de textos y no tengo una repuesta.
—Quizás debes llamar Conchi ahora.
—Vale… Dígame, Conchi. ¿Cómo estas? ¿Quieres ir a mi fiesta este sábado? … Vale… ¿Estás seguro de que estás bien?… — Vale, adiós.  

Desafortunadamente cuando la llamada terminó, me sentaba más preocupada que antes. Conchi afirmó que no sentía bien pero para unos razones, no creía la.

Estaba el sábado y la fiesta estaba en pleno auge y todos lo pasaban bomba. Habíá música, bebidas, luces… todo excepto Conchi. Conchi siempre estaba feliz, animada y  efervescente, ¿por qué no estaba a la fiesta? Finalmente, el preocupante estaba demasiado fuerte y decidía a visitar su casa. Hablaba con mis amigos y llegaban a su casa.

Cuando llamaban en la puerta, estábamos inseguro sobre de qué a decir. Finalmente la madre invitaba nos en la casa pero decía una advertencia que deberíamos tener en cuenta que Conchi estaba enferma. Cuando entraba en el dormitorio de Conchi, había una vista muy desgarradora. Conchi había llorando y cuando veía mis amigos y yo gritaba. Fui a la cama y sentaba al lado de ella.

— ¿Qué es la problema, Conchi?
— Vale… no pienso que vosotros saban la verdad. Pienso que soy loca… veo cosas… ¿ves el armario? Veo lo abrir y cerrar como las mandíbulas de un monstruo, pienso que mi gato es un espía… ¡Pienso que vosotros son malos pero vosotros son mis amigos! Mis padres quieren lavarse sus manos de mí y piensen que necesito ver un médico. Estoy muy triste y confuso. 
— ¿Bebes todo de este alcohol Conchi? ¡Hay botellas en todos sitios!
— Sí… estoy muy deprimido… me ayudan…— susurraba.
— ¡Conchi! ¿Tomas las drogas también? — Conchi asentía con la cabeza
— ¡Es terrible que tomes las drogas! Pienso que debes ver alucinaciones, ves un médico… por favor.
Conchi asentía con la cabeza otra vez y dejábamos su dormitorio en un estado de shock.

Sin embargo, andando los días, ese recuerdo es agua pasada no mueve molino. Afortunadamente, es probable que Conchi deje de las drogas siempre y es necesario que volva al instituto a mejorar su futuro perspectiva. 

Sarah Blackburn
Barton Court Grammar School

El quijote de tu vida

Andando los días Sofía se sentó debajo de los rayos llameantes del sol, esperando al regreso de la bruja. Sofía tenía el pelo castaño y largo y los ojos marrones.  Estaba leyendo un libro sobre las aventuras de una niña que experimentó con la magia.  Tenía un gato, el gato era negro y muy delgado y se posaba a lado de un árbol el cuál era como un gigante y su sirviente se llamaba Carina estaba contemplando la idea insensata  de su señora.

En la distancia el viento aulló muy fuerte y el sol empezó a oscurecerse, – espero que la bruja llegue esta noche – dijo Sofía. Miró alrededor de la región adormilado de La Mancha y después volvió a su libro. Bruscamente, empezó a  llover y el sonido de los truenos se oía en la distancia. Los relámpagos llegaron al suelo y Sofía se incorporó sobresaltada. – La bruja está aquí – dijo.

El gato maulló muy fuerte y Carina se escondió detrás del árbol, los relámpagos siguieron en las formas y tamaños diferentes, como la bruja muy mala echó una maldición a los habitantes del pueblo,  causando estar bajo su maleficio.

Sofía se puso de pie valientemente y alcanzó al palo que  estaba al lado de ella; lo tuvo en sus manos y empezó a agitarlo. Estaba temblando de miedo. Los relámpagos se acercaron y un par de veces Sofía  les azotó, enviando chispas en todas partes.

Abajo de la colina,  las sombras de los árboles, Sofía era consciente de que podía ver la figura de la bruja, su magia casi encima de ellos. La figura en la distancia estaba oscura y de miedo, su forma estaba imprecisa, pero sobresalió de los árboles. La tierra empezó a sacudir y los truenos crecieron más fuertes e intentó pegar los relámpagos otra vez, pero bruscamente se retiró.

Desgraciadamente, el palo se cayó de las manos de Sofía y salió corriendo atrás en la distancia. Carina y el gato corrieron  detrás de ella, llamándola para  detenerla. De repente, el cielo empezó a brillar con las estrellas, y todo fue silencioso. Miró hacia atrás, sin embargo no pudo ver la figura, -ha debido de irse- pensó ella misma.

Al día siguiente, cuando Sofía y su clan entraron en el pueblo, el sonido de alegría irrumpió y bruscamente eran conocidos como héroes nacionales, porque habían salvado la región de la destrucción. El pueblo no estaba debajo del encanto de la bruja y vivieron felices y comieron perdices, sin embargo era sólo una tormenta eléctrica.

Emma T-B.
Barton Court Grammar School

Veintidós de marzo: el Quijote pequeño

Érase un vez un chico se llamó Pedro pero su apodo fue “El Quijote Pequeño”, amaba las historias de el Rey Atrhur de Inglaterra. Leyó mucho y vio muchas películas y muchos programas de television sobre el Rey Arthur. Empezó ver cosas de la vida de el Rey Arthur.

Pedro tuvo el pelo negro, la piel negra y los ojos verdes. Su camiseta favorita fue su camiseta de su favorito club de fútbol, se llamó Barcelona, porque vivió en Barcelona. También tuvo una pareja de calcetínes verdes y muy afortunado. Llevaba los calcetínes muy afortunados a todos partidos de Barcelona y sus zapatos de deporte favoritos.

Una noche Pedro vio una película sobre el Rey Arthur hast alas tres de la mañana. Cuándo se levanto, sentía extraño. Por la tarde fue un partido de Barcelona con su amigo que se llamó Alfonso y su apodo fue “El Sancho Panza Pequeño”. Quince minutos dentro del partido Pedro parpadeó y cuándo abrió su ojos los jugadores fueron caballeros que lucharon y los aficionados fueron una mulitud que aplaudieron los caballeros y Pedro pensó que fue el Rey Arthur.

Corrió por las ascaleras hacia la lucha en el terreno de juego pero Alfonso detuvo a Pedro y Alfonso dijo a Pedro que fueron solamente fútbolistas. Pedro parpadeó y los caballeros fueron fútbolistas otra vez.

El día siguiente Pedro y Alfonso fueron a la biblioteca para obtener un libro para sus deberes, pero cuándo Pedro entró en la biblioteca vio rollos en vez de libros y en vez de lámparas eléctrica vio velas. Pedro penso que fue el Rey Arthur otra vez busca una rollo mágico. Pedro no ensontró el rollo mágico y gritó. Pero Alfonso dijo Pedro que los rollos fueron solamente libros.

Así fue cómo Pedro se conoció cómo “El Quijote Pequeño” porque su vida era cómo la vida de Do Quijote de la Mancha y así fue cómo Alfonso se conoció cómo “El Sancho Panza Pequeño”. Colorín, colorado, esté cuentose se ha acabado.

Jake L.
Dulwich College, London

El Quijote de mi vida

Aunque no conozco a una persona tan loca como Don Quijote, llevo ocho años teniendo un conejo, que me recuerda a su carácter. Puede ser difícil entender por qué hace algunas cosas, y a veces no hay una explicación salvo que está totalmente loco.

A menudo, lo veo correteando por la maleza con sussurro asustado, y entonces sprintando por el césped, se escapa de un depredador oculto. Quizás le guste practicar correr por los arbustos para prepararse para el día cuando llegará peligro, pero yo creo que imagina un zorro gruñendo, cazándolo por las hojas crujientes, que no existe. Como Don Quijote, también es muy fuerte, y no parece que tiene miedo de otros animales reales.

Suele tratar de rechazar los pichones y las ardillas que osan entrar en su territorio, que quiere decir mi jardín, y a pesar de su tamaño y sus picos y garras amenazadores, sin tener miedo, los ahuyenta del lugar. Quizás lo considere como un juego, que lo entretiene durante las horas largas y aburridas, cuando hace sol y no hay nada que hacer más que hacer el vago en el medio del césped. Sin embargo, para pensar así, no tenías que conocer mi conejo para nada.

Siente que tiene que hacerlo, para el honor, y así que puede decir que defiende la tierra de los tiranos monstruosos. Claro que lo encuentro raro, pero también bajo mi punto de vista, es muy valiente, aunque bastante estúpido. Lo que menos me gusta de esta confianza es cuando el conejo no distingue los otros animales de mis zapatos, así que los ataca, y de vez en cuando, me da miedo. Sin embargo, hay muchas diferencias entre Don Quijote y mi conejo.

Mi conejo no tiene la armadura protegedora que tiene el Quijote, y también no tiene a un ayudante fiel que siempre lo apoya en todas las cosas que hace. No tenía nunca las historias de caballeros para inspirarlo, pero simplemente encontró su razón de existir en la natureleza alrededor de él. Sin embargo, la diferencia principal es que mi conejo no es un ser humano, que sueña con salvar una chica bonita de peligro, o cambiar el mundo por destruir peligros. Pero todavía reconozco aspectos del Quijote en mi conejo.

Charlotte B.
The Lady Eleanor Holles School

El Quijote de mi vida

Érase una vez una chica, Vanesa, a quien le gustaba ayudar a todos y que estaba una amiga para todo el mundo. Ella era una adolescente muy alta y tenía el pelo largo, oscuro y rizado. Hubo una elegancia en ella que no se encuentra en muchas personas, y todo el mundo la quería. Siempre llevaba vestidos largas de colores brillantes, y por eso siempre era fácil verla en las multitudes. Aparte de ser generosa, amorosa y, en general una persona muy agradable, ¡esta chica estaba completamente loca!

Un día soleado visitó a su amiga, Anaís, que estaba organizando una fiesta en su jardín para celebrar mudarse a su nueva casa. Desadafortunadamente, Anaís no había tenido tiempo para terminar el jardín o cocinar cualquier alimento, así que todo era un gran desastre porque la fiesta se había organizado para el próximo día, y estaba sentado en la cocina, con ollas y sartenes a su alrededor, en un mar de lágrimas. Vanesa estaba tan emocionada de ver a su amigo en tal estado que se decidió ayudarla.

En primer lugar, llamó a todos sus amigos para que puedan venir a echar una mano. Entonces, arregló y limpió la cocina de modo que había espacio para empezar a cocinar. Sus amigos llegaron rápidamente y pronto la casa y el jardín estaban llenos de hermosas olores y el ruido de los trabajadores ocupados. Para que fue una fiesta memorable para todos, Vanesa decidió tener un tema, y su elegido era ¡‘Botones y Arcos’! decoró todo con lazos de raso y se pastelitos y sushi en forma de botones.

También, ella cocinaba un montón de pequeños bocados, como mini pizzas, galletas y quiches pequeños. Envió Anaís a comprar meriendas pequeñas y bebidas, y encargó a su amiga de comprar globos también. Mientras que Anaís estaba fuera, Vanesa salió al jardín y comenzó a ayudar con la jardinería, decidiendo dónde poner las flores y arbustos. ¡Algunas horas y un montón de trabajo duro más tarde, el jardín comenzó a resemblar como un jardín y Anaís era mucho más feliz porque parecía que todo iba a estar perfecto y preparado para la fiesta!

Finalmente, más tarde esta noche, el jardín fue terminado y todo el mundo podía ir a casa y descansar antes de volver al día siguiente. Todos estaban orgullosos de su trabajo duro, pero era tal esfuerzo vale la pena porque el jardín era fantástico y todo estaba ya listo para una fiesta sensacional. Vanesa estaba tan emocionada que decidió quedarse en el jardín durante la noche, sólo en caso de que algo pasó con él. Así que dormía al aire libre, con vistas a su obra maestra.

El día de la fiesta fue un gran éxito, desde el momento que llegaron las primeras personas hasta la salida de la última. Todos los invitados pasaron un tiempo fabuloso, y ¡el tema le dio al evento y ventaja extra! Anaís quiso dar algo a Vanesa para darle gracias por su ayuda, pero Vanesa se negó, porque tenía su recompensa, que era que todos estaban contentos.

Lydia S.
Central Newcastle High School

El Quijote en mi vida

Me llamo Jorge y me gusta ver las películas de ciencia-ficción, y leí un montón de libros, así que frecuentemente me imagino. Voy a contar una extraña historia acerca de mí imaginar algo.

Fue la noche, después jugamos un partido de fútbol, mi amigo (se llama Pablo) y yo hicimos un paseo por el parque. Hablamos sobre el partido y el resto del día. Fuimos relajamos. Nuestras casas estaban lejos. Anduve a través de un grupo de arboles. De repente, tuve un sentimiento que los arboles me vieron. Tuve miedo. Entonces oí un sonido detrás de un árbol. Pero Pablo no oyó nada. Dijo “no es nada”. Corrí a casa.

El día siguiente fui al insti como normal. Salí de casa después de mi desayuno y llegué al insti en bici con Pablo. Tuve muchas de las lecciones, y me olvidé mi aventura pequeña. Fue viernes, y mis amigos  les gustan jugar al fútbol en el parque después el insti. Así que fuimos al parque. Jugamos al fútbol durante una hora, hasta el anochecer. Entonces las personas fueron a sus casas. Mi amigo Pablo y yo fuimos a casa también.

En el camino, anduvimos abajo la ruta hicimos última noche. Tomamos la pista a través del grupo de arboles. Otra vez, tuve el sentimiento que los árboles me vieron. Otra vez, tuve miedo. De repente, los árboles empezaron a temblar. Entonces muchas luces brillaron, todos de diferentes colores. Oí música extraña. Entonces vi un montón de elfos bailando. Bailaron me cerca. Dije a Pablo: “¿Qué son estos elfos haciendo?”. Dijo: “¿Lo que elfos?”. Pablo no vio los elfos. Me escapé y me siguió. Pablo me dijo: “¡No fueron elfos, fueron ardillas! Estúpido. Y las luces fueron en realidad la luna”.

¡TONTO YO!

George Ch.
Dulwich College, London

  1 2 3 4 5
© Instituto Cervantes 1997-2022. Reservados todos los derechos. cenlon@cervantes.es