El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Blog del Instituto Cervantes de Estambul

Biblioteca Álvaro Mutis

El barrio de Samatya (Itinerarios por Estambul 2018)

El 26 de septiembre de 2018 en Itinerarios por Estambul por | Sin comentarios

El barrio de Samatya (duración estimada 4 horas)
Autora: Serpil Bozkurt
Cuarto Premio Concurso Itinerarios por Estambul 2018

-«¿Me harías un favor?»

Mi amiga, que no suele querer nada de los demás  y solicita mi ayuda, qué raro, tiene que estar realmente en una situación difícil. Pienso.

-«¿Qué pasa?»

Uno de los quioscos de madera antigua de Samatya (Fotografía Serpil Bozkurt)

Uno de los kioskos de madera antigua de Samatya (Fotografía Serpil Bozkurt)

-«Tengo un visitante de Barcelona que es el nieto de una de las mejores amigas de mi abuela. Lleva solo unos días en Estambul y quiere visitar el barrio de Samatya; no Sultanahmet, no Süleymaniye, no el Bósforo, sino solo Samatya.»

-«¿Pero por qué? Ni siquiera es un barrio turístico ni importante, aunque está situado entre las murallas antiguas, en la península histórica.»

-«Él pertenece a una familia armenia que vive en Barcelona. Sus abuelos emigraron allí hace casi 70 años desde Estambul, es decir, desde Samatya.»

-«¿Y por qué yo?»

-«Pues, trabajaste muchos años en Samatya, estas experimentada en planear itinerarios detallados, y más importante, hablas español. Él no habla otro idioma que no sea español. Y algo más: él quiere buscar la casa de sus abuelos, ha traído unas fotografías antiguas y está muy emocionado y desea encontrar al menos algunas pistas.»

-«¡Espero que no se decepcione! Gracias a una ley que hicieron en el año 1995 la ciudad vieja está muy bien preservada ahora y no se puede construir o demoler edificios en la península histórica sin permisos, pero no puedo garantizar que no haya sido destruida su casa anteriormente.»

Al día siguiente por la mañana estoy esperando a mi excursionista extranjero en la cima de la pendiente de Samatya. Para una persona que está en Taksim la mejor manera para llegar a Samatya es venir con el ‘dolmuş’ hacia ‘Kocamustafapaşa’, que es el nombre nuevo para Samatya. Pero no tiene que ir hasta la plaza, sino debe bajar al inicio superior de la cuesta que va al hospital de Samatya. Si nos encontráramos en la hora punta del atasco, el metro sería otra posibilidad de venir aquí, pero él tendría que bajar en Yenikapı y después caminar 15 minutos o tomar un taxi.

No espero más y un ‘dolmuş’ se para justo enfrente de mí y un tipo con una cámara grande con los objetivos largos y con una mochila deportiva se baja. Si no tuviera esos accesorios no podría entender que él es un turista, porque no sería posible distinguirlo de un turco: Es un hombre de tamaño mediano, de treinta años de edad, de tez morena, tiene el pelo y los ojos negros y una ancha sonrisa muy simpática. Extiende su mano para saludar. “Tienes que ser Serpil”, me dice,“soy Aris”.

Cuando empezamos a caminar juntos la cuesta abajo, digo lo primero que me viene a la mente para dar comienzo a una conversación:

-«No sabía que vivían armenios en España. Yo sé que muchos armenios fueron a Francia ¡pero armenios en España! Es algo nuevo para mí.»

-«Sí, tienes razón. En los años veinte del siglo pasado los emigrantes armenios desearon entrar a Francia, pero las leyes migratorias de entonces lo impidieron. Por eso cruzaron a España y se establecieron allí. En las décadas siguientes a ellos entraron a España otros emigrantes como mis abuelos. Hoy en día, viven en España más de 11.000 armenios y la mayoría en Barcelona, como mis padres.»

Mientras estamos hablando y caminando cuesta abajo, le muestro el mar de Mármara al final del camino y repito la descripción de un amigo: “Cuando bajas la cuesta abajo en Samatya, ves como si los barcos estuvieran colgados en el cielo.” Me gusta mucho esta imagen que encuentro muy correcta, porque el mar tiene el mismo color como el cielo generalmente y no se puede distinguir el horizonte.

“La cuesta se termina en la calle de N.Gürman, que lleva a la izquierda hasta Aksaray,” yo digo. “Pero si giras a la derecha, la calle va hasta Yedikule, donde las murallas bizantinas se terminan con las mazmorras otomanas. Entre el punto donde estamos y las mazmorras vamos a perdernos en las calles estrechas de Samatya poco después“.

Abre el mapa  y le muestro ‘N.Gürman’, una calle larga pero no muy ancha, que pasa por el medio del barrio del este al oeste y tiene en los ambos lados edificios de 3-4 plantas como máximo.

“Paralelo a la calle hay un ferrocarril que está hoy en construcción, pero una vez transportaba los ricos turistas europeos en el famoso tren llamado el ‘Orient Exprés’ entre Europa y Estambul. Paralelo al ferrocarril se estira la calle de la costa entre Sirkeci, la estación central antigua, y Yeşilköy, el aeropuerto.”

Giramos a la derecha cuando empiezo a contar algunas citas de mis notas sobre la historia del barrio:

“¿Sabes que Samatya es más antiguo que el propio Estambul propio? Cuando construyeron el metro de Marmaray, descubrieron en las excavaciones algunas pruebas que indicaron que el barrio era un asentamiento de más de 8500 años. Además los armenios son la población más antigua conocida del barrio, porque el Sultan Mehmet II, el Conquistador, los hizo traer de Bursa y los ubicó aquí. Con los bizantinos que vivieron alrededor y algunos turcos que vinieron después de la conquista de otras ciudades otomanas, Samatya se convirtió en un pueblo de pescadores donde se unieron culturas diferentes. ”

Iglesia griega de Hagios Georgios (Fotografía Serpil Bozkurt)

Iglesia griega de Hagios Georgios (Fotografía Serpil Bozkurt)

Aris me muestra a la derecha una iglesia amarilla con una cúpula octogonal. Según mis notas, es la Iglesia Griega Ortodoxa de Hagios Georgios. Como he preparado una copia de mis notas españolas también para Aris leemos juntos: “Esa iglesia se conoce también como ‘la iglesia con cipreses’. Tiene sus orígenes en el tiempo bizantino y debió ser construida en el siglo VI. En 1782 se quemó y en 1834 fue reconstruida.”

“Aunque Samatya está situada junto al mar, su tierra es áspera con elevaciones y áreas planas. Por eso hay a menudo cuestas o caminos con escaleras.”

Le muestro a nuestro huésped  una escalera que nos va a llevar a una iglesia grande y a la escuela armenia, un  edificio con el techo empinado que podemos ver en la cima. Cuando estamos saliendo pasamos frente a las casas que aparecen como las casas de un pueblo. No faltan las gallinas ni los gallos que nos dan la bienvenida cacareando. ¡Es increíble! ¡En el medio de Estambul!  Aris saca muchas fotografías.

Iglesia armenia de Surp Kevork (Fotografía Serpil Bozkurt)

Iglesia armenia de Surp Kevork (Fotografía Serpil Bozkurt)

Al fin, estamos en la calle de Mármara donde está la Iglesia Armenia de Surp Kevork y otros edificios y tiendas que son pertenencias de la Fundación de la Iglesia.

En 1461, el Sultan Mehmet hizo traer de Bursa también al líder espiritual de los armenios Hovagim, le dio este monasterio bizantino antiguo y le nombro el primer patriarca.

Aris se emociona mucho por estar aquí. Me cuenta de las misas y de las ceremonias de muchas bodas que había escuchado de su abuela. Además él sabe que su casa estaba cerca de esta iglesia. Él dice: desde la casa de mis abuelos podías caminar al mar. Quiere hablar con la gente adentro pero no puede. Yo tengo que traducir. Nos recomiendan hablar con un Señor Avedis, uno de los líderes de la comunidad, pero dicen que él viene solo los sábados a la fundación. Aris me mira  desesperado; lo entiendo y prometo venir aquí el próximo sábado una vez más con él.

Pedimos por el permiso para entrar en la iglesia. Lo aceptan pero no podemos fotografiar en el interior salvo si tenemos un permiso del patriarcado en Kumkapı.

“No lo necesitamos”, dice Aris, “nos basta verlo.”

Nos paramos en el ingreso. Adentro está tocando una música mística dirigiéndose a nuestras almas, pero no es posible entender de dónde viene. Rezamos juntos, él a su manera y yo a la mía.

El librero ciego de Samatya (Fotografía Serpil Bozkurt)

El librero ciego de Samatya (Fotografía Serpil Bozkurt)

Cuando estamos afuera de nuevo, creo que puedo entender la emoción qué siente Aris y cómo se encuentra, así que para  y para cambiarle el ánimo le propongo visitar al librero ciego al otro lado de la misma calle. Ya antes de conocerlo, le había afectado su historia mucho a Aris: “Se llama Devrim, que significa ‘revolución’, ”empiezo a contar. “Apropiado a su nombre, es una persona muy rebelde y socialista. Se dice que perdió su capacidad de ver como resultado de una enfermedad. Pero no renunció a la resistencia nunca. Como participó en 2013 en las manifestaciones de ‘Gezi’ le despidieron de su empleo del estado. Después él alquiló este lugar y abrió una librería de segunda mano que es muy estrecha y está llena de libros y hojas en muchas lenguas y escrituras diferentes de todo el mundo.” Poco después veo a Aris salir del interior con muchos libros en español, entre éstos ‘la Guía de Estambul’ en su regazo. ¿Cómo los ha encontrado en la tienda intrincada y compleja en ese poco tiempo? es todavía un misterio para mí.

Después de fotografiar el quiosco de madera antigua y abandonada de la fundación dejamos la calle de Mármara.

Cuando volvemos por una cuesta abajo a la calle N.Gürman vemos a la izquierda la escuela armenia más cerca y a la derecha un templo que al inicio me parece una iglesia, pero después de ver las media lunas de las minaretes entiendo que es una mezquita. ¿Es posible que sea una iglesia convertida a una mezquita?

Mezquita de Abdi Çelebi (Fotografía Serpil Bozkurt)

Mezquita de Abdi Çelebi (Fotografía Serpil Bozkurt)

Antes de que pueda mirar mis notas, un trabajador de una herrería dice “La mezquita de Abdi Çelebi, una obra del arquitecto famoso Sinan, del siglo XVI”. Dudo lo que él dice porque no se ajusta al estilo de Sinan, pero mis notas lo confirman: Fue construida en 1533 pero después de una larga negligencia y abandono volvió a construirse de nuevo en 1933 y la abrieron al culto.

Al final de la cuesta, donde se cruza con la calle de N.Gürman, vemos el ‘Hamam’  de Ağa, con dos cúpulas, también una obra de Sinan, construida en el año 1547. Su renovación parece casi terminada.
Cruzamos la calle de N.Gürman y caminamos directo a la calle de Kehribar en la dirección del ferrocarril. Justo en el punto donde esa calle se curva a la derecha Aris descubre una casa de tres pisos, abandonada y derribada parcialmente. “Mira al mar pero debería estar más cerca del mar,” dice. “No es una sorpresa”, le responde, “en los años 60 construyeron la avenida de la costa llenando el mar.” Se alegra y dice: “¡Al menos sé ahora por dónde empezar!”

Içkalpakçı, la calle sin salida (Fotografía Serpil Bozkurt)

Içkalpakçı, la calle sin salida (Fotografía Serpil Bozkurt)

Volvemos a la calle de B.Kuleli que termina en una plaza grande y festiva, que está llena de cafeterías y restaurantes de pescado o de ‘kebap’, donde rodaron también algunas películas. Antes de hacer un descanso aquí volvemos a la calle paralela para ver las casas que miran a los muros del ferrocarril. Esa es la calle de İçkalpakçı que no tiene una salida al otro lado. Para mí, es el camino más interesante y más colorido del barrio, también el más estrecho: Las casas de colores rojo, rosa, azul y naranja no tienen más de tres pisos. En todas partes cuelgan las ropas. Los niños corren y juegan al escondite. Una mujer vieja barre la calle, otras mujeres deshilan un montón de lana en el suelo. Un cesta tirada de una cuerda cuelga desde el piso superior, tal vez para poner alguna comida a los niños.

Vista a la plaza de Samatya desde la terraza de Gübilir (Fotografía Serpil Bozkurt)

Vista a la plaza de Samatya desde la terraza de Gübilir (Fotografía Serpil Bozkurt)

No deberíamos irnos a no ser que tengamos hambre. Estamos en la plaza de Samatya de nuevo. Elijo entre muchos restaurantes el ‘Günbilir’ para Aris. Porque creo que allí se puede encontrar el sabor de algunas comidas de su abuela. El fundador del restaurante es Varujan Günbilir, un maestro armenio, que convirtió  su casa de niño en restaurante y sus sueños en realidad. En poco tiempo sus recetas y sus ‘mezes’ fueran muy famosos y ganaron muchos premios. Antes de morir enseñó todo lo que sabía a tres ‘Kaya’ hermanos, sus aprendices, y ellos continúan hoy su tradición.

La habitación bien preservada del café Matya (Fotografía Serpil Bozkurt)

La habitación bien preservada del café Matya (Fotografía Serpil Bozkurt)

Pedimos empanadas de pescado, unos mezes y té. Dicen que las variedades de los mezes no eran más en ese tiempo  porque el jefe los preparaba hacia la cena para que pudieran estar frescos. Contento de los sabores deliciosos salimos del restaurante y vamos a la cafetería Matya al otro lado de la plaza para tomar café, realmente para ver el lugar. Era la casa de un comerciante que produjo un tipo de limonada gaseosa allí que me gustaba mucho de niña. Los dueños nuevos la convirtieron en una cafetería pero no cambiaron los muebles ni otras cosas. Nos cuentan que también las botellas de limonada se habían preservado pero un día una criada las tiró. Bebemos nuestro café entre antigüedades.

La fuente otomana escondida (Fotografía Serpil Bozkurt)

La fuente otomana escondida (Fotografía Serpil Bozkurt)

Antes de salir de la plaza buscamos una fuente otomana histórica  de la que he leído pero no había visto nunca. Debe estar a la izquierda después de salir por la puerta de Samatya de las murallas bizantinas. Pero solo después de preguntar a algunas personas la descubrimos en una esquina escondida.

Las escaleras al norte de la plaza nos llevan de nuevo a la calle a N.Gürman desde donde nos dirigimos a las calles que están encima y empezamos a caminar al oeste en dirección de Yedikule. Estas calles están llenas de casas restauradas, de varios colores, con ventanas y balcones adornados con rosas, geranios y madreselvas y sus olores maravillosos. Paseando por ellas nos encontramos a las mujeres que charlan asomadas por los balcones, a los niños que tienen solo una bicicleta y la usan por turnos, otros niños con uniformes que no se dan prisa para ir a casa después de la escuela y disfrutan de la libertad de estar juntos.

Vidas conectadas: el viejo reparador y dos perros (Fotografía Serpil Bozkurt)

Vidas conectadas: el viejo reparador y dos perros (Fotografía Serpil Bozkurt)

El último encuentro nos entristece: Un hombre viejo, un ‘reparador de todo’ trabaja enfrente de su tienda demasiado pequeña. Quiero acariciar a sus perros pero él dice: “¡No los toque! están nerviosos.”Él explica con ojos tiernos: “El mes pasado salvaron al grande de un incendio, su dueño está todavía en el hospital y al otro le robaron a su cría”.

Por último llegamos a N.Gürman . Seguimos caminando hacia Yedikule. Después de pasar el campanario de la Iglesia Griega de Hagios Constantinos le propongo a Aris terminar el día en la taberna ‘Sefa’ a la izquierda“. Tiene un ambiente muy relajante donde te sientes como en casa. Allí podemos planear como encontraremos tu casa. Nosotros, los turcos, podemos tomar decisiones importantes y acertadas con la ayuda de un buen ‘raki’ y unos exquisitos mezes. ¿Vosotros, los armenios, también? Al menos, los que tenéis vuestros orígenes en estas tierras, ¿así lo haréis? ¿no?” Aris sonríe con un gesto afirmativo.

Texto y fotografías: Serpil Bozkurt

Comparte esta entrada

Twitter Facebook Google+ LinkedIn Del.icio.us Tumblr Del.icio.us

Deja un comentario

  • Twitter
  • Facebook
  • RSS

Biblioteca Álvaro Mutis / Álvaro Mutis Kütüphanesi

Logotipo del Instituto Cervantes

Dirección / Adres:
Tarlabaşı Bulvarı, Zambak Sok 25
34435 Taksim/İstanbul

Horario
Martes-miércoles-jueves, de 11.30 a 14.00 y de 15.00 a 19.15;
Viernes, de 11.30 a 14.00 y de 15.00 a 17.00 Sábados, de 11.30 a 13.00 y de 13.30 a 17.00
Domingos y lunes, cerrado

Çalışma Saatleri
Salı, Çarşamba, Perşembe ve Cuma: 11:30-14:00 ve 15:00-19:15.
Cumartesi: iki haftada bir Cumartesi gün hizmete açıktır: 11:30-13:00 ve 13:30-17:30.

Persona de contacto / İrtibat Kişisi
Francisca Segura.

https://estambul.cervantes.es

bibest@cervantes.es

Red de bibliotecas del IC en la web social

  • Blogs de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Facebook de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Twitter
  • Instagram de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Canal YouTube de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Página de Pinterest de la RBIC

Calendario / Takvim

febrero 2023
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
© Instituto Cervantes 1997-2023. Reservados todos los derechos.