El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

   

Blog del Instituto Cervantes de Estambul

Biblioteca Álvaro Mutis

Caminar por las calles de Europa (Itinerarios por Estambul 2018)

El 26 de septiembre de 2018 en Itinerarios por Estambul por | Sin comentarios

Caminar por las calles de Europa en Estambul (duración estimada: 4 horas)
Autor: Uğur Tuyun
Tercer Premio Concurso Itinerarios por Estambul 2018

1. Vale una vida entera admirar solo un barrio tuyo, ay Estambul.[1]

El jardín y la calle de Hagia Triada (Fotografía Uğur Tuyun)

El jardín y la calle de Hagia Triada (Fotografía Uğur Tuyun)

Así pensaba el poeta Yahya Kemal caminando por las calles de Estambul, que horas tal vez días o meses se necesitan para conocer esta ciudad con miles leyendas. Una ciudad que ha inspirado a miles de novelistas, poetas, pintores y compositores. En nuestra ruta, vamos a pasear por las calles de un barrio que hoy en día hospeda a este tipo de intelectuales para acordarnos de sus recuerdos.

Deseamos que nuestro itinerario, que empieza en Taksim y termina en Karaköy caminando por los callejones de Cihangir, pueda ser una buena alternativa para conocer algunas figuras importantes de la vida intelectual turca y para entender cómo de cosmopolita puede ser Estambul, una joya del patrimonio de la humanidad. Sin más retraso les invitamos a nuestro punto de encuentro.

2. La cúpula más grande que tienen las minorías religiosas.

En una calle que se abre a la Avenida İstiklal, sorprendentemente cerca de la Plaza Taksim se encuentra una las iglesias más grandes de Estambul, la Iglesia Hagia (Santa) Triada. A pesar de que su cúpula es apreciable desde todos los lados de la Plaza Taksim, hay pocos que escapan de la Avenida para visitar este lugar. Son inesperadas la tranquilidad de su jardín y las ornamentaciones de su interior.

Se sabe que durante un largo período de la época otomana había una restricción a los no musulmanes para construir santuarios con cúpulas. Esta restricción se abolió a mediados del siglo XIX con Islahat Fermanı (Edicto de Reforma) y apareció esta iglesia con las donaciones de la rica comunidad griega de Estambul. Gracias a sus donaciones la iglesia se ha adornado con unos mosaicos que aluden a los grandes monumentos bizantinos. También los iconos interiores nos cuentan relatos de la creencia cristiana oriental. De vuelta a la calle que comunica la Avenida İstiklal con la de Sıraselviler, caminamos entre dos colegios de dos minorías principales de Estambul, los griegos y los armenios.

3. Dos árboles han dejado su huella en la imaginación turca: el plátano y el ciprés.[2]

Vistas del Consulado de Bélgica, el Hospital Alemán y la Avenida Sıraselviler (Fotografía Uğur Tuyun)

Vistas del Consulado de Bélgica, el Hospital Alemán y la Avenida Sıraselviler (Fotografía Uğur Tuyun)

Es una realidad que nosotros los turcos no podemos negar que algunos árboles tienen un lugar muy especial en nuestro arte, pintura y arquitectura. El ciprés es uno de estos árboles y la avenida sobre la que estamos ahora tiene su nombre de una fila de ellos.[1] Nos dirigimos a Cihangir, por eso seguimos hacia abajo en la avenida. A nuestra izquierda se encuentra el Consulado General de Bélgica con su fachada neoclásica, pero no es la única fachada europea que veremos en esta avenida. Aquí, la arquitectura turca se mezcla con los estilos arquitectónicos europeos en una forma admirable.

Poco después nos encontramos al lado de una construcción alemana, el Hospital Alemán. Fundado por la comunidad alemana de Estambul en el siglo XIX, este hospital fue uno de los primeros erigidos con este fin por los extranjeros. Hoy en día, después de salvar tantas vidas en su historia, va a seguir sirviendo a los ciudadanos siendo una universidad privada.

4. Encubre en su seno un Şehzade (Príncipe), Cihangir.

Desde la colina de Cihangir hacia la Península Histórica (Fotografía Uğur Tuyun)

Desde la colina de Cihangir hacia la Península Histórica (Fotografía Uğur Tuyun)

Tal vez uno de los acontecimientos más tristes de la historia otomana fue la pérdida del príncipe Cihangir, hijo enfermizo del Sultán Solimán. Por un lado, el Sultán tenía miles de médicos a su servicio y por otro, no podía encontrar la curación para su hijo. Cihangir aparece en las crónicas como un verdadero renacentista. Por sus obstáculos físicos, este príncipe no tenía el derecho para llegar a ser el emperador y él, sabiendo esta imposibilidad, tuvo muchos dilemas que le volvieron depresivo. Al final de todo eso, Cihangir perdió su vida a una edad bastante joven. Para tener el niño de sus ojos delante de sus ojos, el Sultán Solimán construyó el mausoleo de Cihangir, enfrente de los miradores del Palacio Topkapı, en el otro lado del Cuerno de Oro. Desde entonces, este barrio, construido en las pendientes de esta colina, se ha conocido con el nombre del Şehzade Cihangir.

Por sus fascinantes vistas de la península histórica, muchos artistas, escritores y filósofos han preferido vivir alrededor de la tumba de Cihangir. Actualmente, esta tradición sigue con nuevas generaciones de intelectuales no solo turcos sino también extranjeros. Estambul siempre ha sido una ciudad cosmopolita donde se hablan todos los idiomas principales del mundo. En su Viaje de Turquía (1557) un cautivo llamado Pedro de Urdemalas cuenta cómo escucha diferentes idiomas en la zona de Gálata y le sorprende escuchar hasta el español, probablemente de los sefardíes.

5. Una comedia entre tarros y sabores de Turşu (salmuera)

Tantas cafeterías nos rodean en una pequeña plaza en las que uno puede prestar oídos a los largos diálogos filosóficos. Especialmente queremos recordar el nombre de un café, llamado İkbal, como las tertulias en el Café Gijón en Madrid, ha sido una verdadera Academia para escritores de la generación de Orhan Kemal. Visitando el museo de Orhan Kemal en el mismo edificio, es fácil contemplar una época importante de la literatura turca.

Escena de la película en la tienda y el mismo sitio actual (Fotografía Uğur Tuyun)

Escena de la película en la tienda y el mismo sitio actual (Fotografía Uğur Tuyun)

Durante los años de la República, han pasado muchas transformaciones en este barrio, por eso apartamentos ostentosos están junto con los humildes. No importa su arquitectura, en estas viviendas han vivido muchas figuras artísticas. Entre ellos, queremos mencionar el nombre de un actor importante recién fallecido, Münir Özkul. Él es un actor de cientos de películas entre los años 1950-1990. Entre sus películas, una tiene un lugar muy particular en los corazones de los turcos: Neşeli Günler (Días Alegres). En esta comedia, él es un padre que se gana la vida vendiendo salmueras con su mujer en una tienda en Cihangir. Esta tienda, Asri Turşucu, todavía está en su lugar y todavía sirve salmueras a los aficionados a diferentes sabores. En la película el hombre dice que una buena salmuera se prepara con zumo de limón y su esposa opone que una buena salmuera se prepara con vinagre. ¿Por qué no paramos para probar cuál dice la verdad?

6. Rodeado por los bienes europeos de los estambuleños europeos

Se sabe que en la época otomana los extranjeros preferían vivir en el otro lado del Cuerno de Oro, en vez de vivir en la península histórica. Por esta razón se ha llamado este lado Pera (en griego: el Otro Lado).

Calle de Çukurcuma y las tiendas de antigüedades (Fotografía Uğur Tuyun)

Calle de Çukurcuma y las tiendas de antigüedades (Fotografía Uğur Tuyun)

En Pera se establecieron ricos mercaderes europeos que hacían comercio llevando los productos de oriente a occidente y viceversa. Lo que se encontraba en los mercados de París, Venecia o Londres se hallaba también en las casas de ellos. En este pequeño barrio llamado Çukurcuma (el Socavón Viernes), lleno de tiendas de antigüedades, podemos perdernos entre los bienes de dichas familias.
Cada cosa que encontramos aquí, nos va a narrar un tiempo prospero de la ciudad. En estas tiendas, un novelista turco, ganador del Premio Nobel de Literatura, Orhan Pamuk, pasó miles de horas buscando objetos para contar una novela sobre tiempos inocentes.

7. Debajo de este cielo, ¿cuántas novelas tienen un museo?

Una vitrina del Museo de la Inocencia con vista general del museo (Fotografía Uğur Tuyun)

Una vitrina del Museo de la Inocencia con vista general del museo (Fotografía Uğur Tuyun)

Orhan Pamuk, después de tener suficientes objetos para crear su novela, compró una vivienda en este barrio y la decoró como la casa de uno de sus protagonistas. Al final, esta casa de tres pisos se convirtió en un museo peculiar llamado Museo de la Inocencia. Es el mismo nombre de la novela y los que compran el libro, tienen una entrada para visitar este museo y ojear los objetos relacionados con cada capítulo en diferentes vitrinas. Si has leído la novela, fácilmente puedes pasar unas horas transportándote entre la ficción y la realidad. Venga, vamos a seguir nuestro camino porque tenemos más escritores para recordar.

8. La Pequeña Italia en la Calle Capitán Tomtom

La calle de Çukurcuma se abre a una calle más ancha en la que se ve un edificio grande de color rojo, blanco y verde, como la bandera de Italia. La calle recibe su nombre de una historia complicada: aquí se construyó una mezquita en el siglo XVI en nombre de un marinero llamado Capitán Mehmet Efendi (Señor) y el siglo siguiente en esta mezquita trabajó como imán Tumtum Abdullah Efendi, un músico de instrumentos de percusión. El nombre de estos dos se mezcló y formó el nombre de la calle. Llamamos esta zona Pequeña Italia porque aquí se encuentra el Consulado General, el Liceo y el Hotel italianos. Una calle pittoresque que da el placer a los admiradores de la cultura italiana.

Interior de una taberna moderna (Fotografía Uğur Tuyun)

Interior de una taberna moderna (Fotografía Uğur Tuyun)

Después de alimentar nuestros ojos y oídos, acordamos que hay muchas opciones en esta zona para alimentar los estómagos. Si quieres probar auténticos sabores turcos en un Meyhane (Taberna) Moderno junto con la música jazz, verás la fachada de “Peymane”. Especialmente en las noches calurosas de verano, bajo la luna, las estrellas y las hojas de varios plátanos, se pasa buen tiempo en el patio de este restaurante.

9. Un santuario marinero encima de las olas del mar

El complejo religioso de Kılıç Ali Pacha, obra del Arquitecto Sinán desde lejos (Fotografía Uğur Tuyun)

El complejo religioso de Kılıç Ali Pacha, obra del Arquitecto Sinán desde lejos (Fotografía Uğur Tuyun)

Al final llegamos a la costa del Bósforo y nos saluda una obra del gran Arquitecto Sinán, la Mezquita de Kılıç Ali Pacha. Esta mezquita tiene importancia por dos razones: primero es una réplica reducida de la Basílica de Santa Sofía (un intento del arquitecto por estudiar la arquitectura de la basílica) y segundo, un rumor que tiene como protagonista al gran Miguel de Cervantes Saavedra. Se rumorea que Kılıç Ali Pacha, un almirante de la armada otomana, después de la Batalla Naval de Lepanto, volvió a Argel con mucho botín y muchos cautivos, entre ellos, el Manco de Lepanto. Tras un período en Argel, el almirante decidió construir un complejo religioso en la capital otomana para consagrarlo a Dios; tanto el botín como los cautivos se utilizaron para la construcción. Dicen que el mismo Cervantes trabajó aquí haciendo tareas ligeras por su debilidad física y aprovechó su cautiverio observando para sus futuras creaciones literarias como La Gran Sultana, El Amante Liberal o Los Tratos de Argel.

Una calle de tantas en Karaköy con gente (Fotografía Uğur Tuyun)

Una calle de tantas en Karaköy con gente (Fotografía Uğur Tuyun)

El complejo religioso de Kılıç Ali Pacha está bien conservado con su Hamam (baño turco) y Medrese (universidad a la turca). Uno puede encontrar en el patio de la mezquita tumbas de varios marineros otomanos que tienen forma de velas de una galera. Pasando por una calle estrecha entre la mezquita y la madraza, entramos en las calles de Karaköy, famosas en los últimos años por sus bares y cafeterías. Tomando un café turco y tal vez con un Nargile (cachimba) finalizamos esta caminata gozosa.

Fin de nuestro recorrido.
Gracias por acompañarnos.

[1] “Sade bir semtini sevmek bir ömre bedel” un verso del gran poeta turco Yahya Kemal Beyatlı.
[2] Una frase de la obra “Beş Şehir” (Cinco Ciudades) del gran novelista turco Ahmet Hamdi Tanpınar.
[3]  “Sıraselviler” significa en turco “serie de cipreses”, antes la avenida estaba adornada con cipreses.
[4] “Sade bir semtini sevmek bir ömre bedel” un verso del gran poeta turco Yahya Kemal Beyatlı.
[5]  La Academia de Platón.

 

Texto y fotografías: Uğur Tuyun

Comparte esta entrada

Twitter Facebook Google+ LinkedIn Del.icio.us Tumblr Del.icio.us

Deja un comentario

  • Twitter
  • Facebook
  • RSS

Biblioteca Álvaro Mutis / Álvaro Mutis Kütüphanesi

Logotipo del Instituto Cervantes

Dirección / Adres:
Tarlabaşı Bulvarı, Zambak Sok 25
34435 Taksim/İstanbul

Horario
Martes-miércoles-jueves, de 11.30 a 14.00 y de 15.00 a 19.15;
Viernes, de 11.30 a 14.00 y de 15.00 a 17.00 Sábados, de 11.30 a 13.00 y de 13.30 a 17.00
Domingos y lunes, cerrado

Çalışma Saatleri
Salı, Çarşamba, Perşembe ve Cuma: 11:30-14:00 ve 15:00-19:15.
Cumartesi: iki haftada bir Cumartesi gün hizmete açıktır: 11:30-13:00 ve 13:30-17:30.

Persona de contacto / İrtibat Kişisi
Francisca Segura.

https://estambul.cervantes.es

bibest@cervantes.es

Red de bibliotecas del IC en la web social

  • Blogs de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Facebook de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Twitter
  • Instagram de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Canal YouTube de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Página de Pinterest de la RBIC

Calendario / Takvim

mayo 2024
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
© Instituto Cervantes 1997-2024. Reservados todos los derechos.