El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

   

Blog del Instituto Cervantes de Estambul

Biblioteca Álvaro Mutis

Sarıyer, entre el azul y el verde (Itinerarios por Estambul 2017)

El 29 de marzo de 2018 en Itinerarios por Estambul por | Sin comentarios

Sarıyer, entre el azul y el verde
Autor: Anil Bayram
Finalista del Concurso Itinerarios por Estambul 2017 

Rumeli Kavağı Sarıyer (Fotografía Anıl Bayram)

Rumeli Kavağı Sarıyer (Fotografía Anıl Bayram)

Estambul, una capital para muchas civilizaciones, un tema para miles de poetas en idiomas distintos reflejando sentimientos parecidos.

A pesar de una vida agotada y ocupada que nos causa la ciudad, estoy  agradecido de haber nacido aquí y ser un trozo microscópico de esta belleza caótica. Todavía nos faltan varios puntos de vista escondidos. Pero por otro lado una ciudad tan grande cansa.

En estas líneas querría compartir una ruta alternativa que ayuda para descansar y limpiar la mente. Es tan natural perderse entre los encantos históricos y las avalanchas humanas, que casi la gente se vuelve adicta a esta circulación. Justo cuando te vuelves como una trucha en la corriente del río, Estambul te abre su brazo pacífico en Sarıyer.

El Bósforo, míralo por donde quieras, siempre encuentras una manera para emocionarte. Sarıyer, el barrio con la costa más larga del Bósforo en la ciudad. Está situado en la boca del mar Negro saludando a los barcos y dándoles la bienvenida. En su costa de casi 40 kilómetros,  esta vez nos quedamos solo con 4 ó 5 para andar tranquilamente y disfrutar con tiempo.

El objetivo es captar un trozo de reflejo de la cultura de barrio y vecindad; compartir el ambiente pacífico con las gaviotas; sentir el viento del mar Negro en la cara; buscar algún delfín en el Bósforo mientras respiras en el bosque.

Buenos aires, sí, es verdad, en pleno Estambul, la costa desde Kireçburnu hasta Rumeli Kavağı nos permite respirar. Porque los pulmones de Estambul están rodeando a Sarıyer. Estambul y sus habitantes deben mucho a los bosques de Sarıyer. Los chopos, los robles, los pinos,  los álamos  están luchando contra la contaminación del tráfico y millones de bloques del cemento. En el camino nos sorprende la dominación del verde. Nuestro itinerario demuestra por un lado una vecindad noble y pueblerina y por otro lado la elegancia y viviendas de los Pachas Otomanos.

El paseo de Kireçburnu (Fotografía Anil Bayram)

El paseo de Kireçburnu (Fotografía Anil Bayram)

Para llegar a Kireçburnu desde Kabataş o Beşiktaş, la mejor opción es coger el autobús  número 25E que sale de la parada delante del puerto de Kabataş pasando por Besiktas. Los autobuses vienen frecuentemente como cada 15 minutos y la distancia entre Kabataş y Kireçburnu (el inicio de la ruta) son 20 kilómetros, con la suerte de que la mayoría de trayecto pasamos al lado del Bósforo.

En este recorrido vemos el Palacio de Dolmabahçe, el Palacio de Çırağan y después aparecen las vistas al Bósforo y la parte asiática a tu derecha durante 15 kilómetros. A 6 kilómetros después de Beşiktaş pasamos por el parque de Bebek con el vecino del consulado de Egipto, uno de las más elegantes arquitecturas a lo largo del Bósforo. Se llama Valide Sultan Yalısı. El concepto de ‘YALI’  con la estructura de madera era la vivienda de los Pachas o de los principales del Imperio Otomano. En la época de los Otomanos la mayoría de los Yalıs fueron construidos en el siglo XVIII y XIX. Estas casas de madera están ubicadas a lo largo del Bósforo y los de Sarıyer generalmente eran casas de verano de pachas, con las entradas por la tierra y por el mar con sus muelles delante. En nuestra ruta tenemos oportunidad de ver muchas de estas casas.

También se disfruta paseando por los parques y de repente la fortaleza de Rumeli Hisari en el nombre de su barrio nos sorprende con su esplendor. Este castillo está localizado en el punto más estrecho del Bósforo en frente del Castillo de Anandolu Hisarı en la parte asiática. Fue construido en el siglo XV por Fatih Sultan Mehmet para guardar la seguridad de la ciudad.

En mi opinión merece la pena bajar en la parada de Rumeli Hisarı y hacer una visita para ver las vistas desde sus almenas. El museo está abierto todos los días, menos el miércoles, de 09:00 a 17:00. La entrada vale 10 liras. Después del ascenso recomiendo tomar algo en la Cafetería de Hisar justo al lado del castillo. Media hora será suficiente para la visita y en la misma parada donde bajamos volvemos a coger el mismo número de autobús. En la ruta pasamos por el parque de Emirgan y luego por la bahía de İstinye que  parece  un lago verde con su tranquilidad única alrededor del Bósforo.

Este pequeño viaje por la costa nos regala muchas vistas y pasa muy rápido. Sin embargo los fines de semana hay mucho atasco. Por lo tanto es mejor preferir entre semana si tenéis posibilidad. Seguimos en el autobús, entramos por otra bahía encantadora con su hotel grande en su orilla que se llama Tarabya.

El Hotel Gran Tarabya aunque está recién rehabilitado fue centro de celebraciones y fiestas para los sultanes durante el siglo XIX. Tarabya viene de la palabra terapia. Un lugar para sanar el alma y gozar de la naturaleza. También el puerto de Tarabya con las últimas reformas está muy moderno con sus veleros amarrados.

El inicio del barrio Büyükdere (Fotografía: Anil Bayram)

El inicio del barrio Büyükdere (Fotografía: Anil Bayram)

Ya estamos cerca de nuestra parada final del autobús. Ahora hay que bajarse en la parada de Kireçburnu.

No os preocupéis, ese conductor serio con bigote otomano luego resultará simpático y os avisará de la parada. Desde ahí, empezando por el parque de Haydar Aliyev caminamos hasta el centro de Sarıyer en la misma dirección del tráfico que nuestro autobús.

Es el tramo de paseo marítimo más ancho de Estambul y os permite caminar relajados. El camino peatonal está recién extendido hacia el Bósforo.  Por ello vamos a encontrarnos con canales por la izquierda a lo largo de la ruta.

Antes de llegar a Büyükdere pasamos por Çayırbaşı. Es un barrio pobre y humilde de gitanos, pero muy animado con sus bailes y músicas balcánicas. Si coincidís con una boda en la calle ahí, olvidaos del resto de la ruta y pasad  todo el día con ellos. Gente alegre. A partir de este punto encontraréis un mosaico de culturas griega, armenia, turca e incluso sefardí. El barrio de Büyükdere nos refleja la mezcla de todas estas culturas.

Tenemos dos opciones desde el punto de semáforos delante de la gasolinera. Por la derecha se puede continuar siguiendo la costa del Bósforo, o tomar la calle llamada Çayırbaşı y entrar al barrio de Büyükdere.

Büyükdere es uno de los más antiguos barrios de la ciudad que fue compartido por griegos, armenios, judíos y turcos hasta el desafortunado intercambio de población entre Turquía y Grecia en la década de los 50. Sin embargo, actualmente todavía es posible percibir la convivencia entre las diferentes culturas.

La İglesia Armenia Surp Boğos, construida en 1847 (Fotografía Anil Bayram)

La İglesia Armenia Surp Boğos, construida en 1847 (Fotografía Anil Bayram)

La Iglesia Pareskevi  Griega Ortodoxa, la Iglesia Armenia Surp Bogos, la Iglesia Armenia Apostólica  y una Iglesia Católica Latina llamada Santa María son cuatro bonitos ejemplos de esta convivencia.

En la Iglesia de Santa María todavía ofician las misas en latín, inglés e italiano los fines de semana. A 50 metros de la Iglesia Santa María podéis encontrar el mercado de pescado en el que vemos  variedades de los pescados del mar Negro.

Después de las visitas a las iglesias, es tiempo para descansar y tomar un té o café turco al aire libre en las cafeterías locales disfrutando la brisa del Bósforo. Pero también si tenéis hambre, el restaurante Öz Kanatçı Kardeşler es una opción muy buena para comer. Es un sitio especial para probar las alitas de pollo a la brasa con tapas y una caña fresca con vistas al Bósforo. Un placer para el gusto y para la vista. buena calidad precio, aproximadamente  por 7 u 8 euros se come bien.

El Museo de Sadberk Hanım, conocido por el nombre Azaryan Yalısı fue construido en 1898 (Fotografía Anıl Bayram)

El Museo de Sadberk Hanım, conocido por el nombre Azaryan Yalısı fue construido en 1898 (Fotografía Anıl Bayram)

Seguimos caminando por el Bósforo. Saliendo de Büyükdere, en un kilómetro llegamos al museo de Sadberk Hanım. El yalı fue construido en el siglo XIX y en 1950 fue comprado por la famosa familia turca, Koç.

Después de dos décadas de uso como casa de verano en los 70 con una reforma abrió sus puertas como un museo de etnografía y arqueología. El museo contiene dos edificios. En uno de ellos (Sevgi Gönül) se exponen piezas arqueológicas de Anatolia y Bizancio. Por otro lado está la exposición del vestuario otomano, obras de cerámica, monedas otomanas de oro, etc.

El museo tiene sus puertas abiertas todos los días menos el miércoles. La visita merece la pena para tener más ideas sobre la vida de la época otomana.

Una casa típica de Sarıyer, en el camino a Rumeli Kavağı (Fotografía Anıl Bayram).

Una casa típica de Sarıyer, en el camino a Rumeli Kavağı (Fotografía Anıl Bayram).

Después del museo continuamos por  Piyasa Caddesi y llegamos a Sarıyer centro contemplando la unión de los Yalıs y el Bósforo con jardines bonitos. Los alrededores de la plaza están alojando la mezquita Kara Kethuda y muchas tiendas de compra y cafeterías para picar o tomar algo.

En el centro de Sarıyer aunque el barrio de casas de maderas otomanas fueron heridas por varios incendios en la historia, todavía es posible capturar sus huellas entre las calles.

No deberíais olvidar probar el ‘börek’ histórico de Sarıyer (un tipo de empanada) comprándolo en Tarihi Sarıyer Börekçisi. Se permite llevar tu börek a una cafetería al lado del mar en el puerto acompañándolo con un té turco.

Las cafeterías en el centro de Sarıyer con vistas (Fotografía Anıl Bayram)

Las cafeterías en el centro de Sarıyer con vistas (Fotografía Anıl Bayram)

El puerto de Sarıyer aloja los barcos pesqueros con toda su nostalgia. El olor del mar rodea las cafeterías  y transmite paz a su gente. Pasad el tiempo ahí en el puerto y disfrutad de este pueblo de verano es un placer que no podemos perdernos. Esta zona salvada de la vorágine de la ciudad nos transporta al pasado.

Luego quiero llevaros entre los edificios antiguos del centro por la calle Yeni Mahalle Caddesi.

Y en 10 minutos llegamos al restaurante de pescado, Limanda. No se debería acabar un día tan unido al mar, sin comer un buen plato de pescado.

Limanda, mi restaurante favorito con su delicioso menú  está situado justo al lado del mar. Pero tened cuidado con las gaviotas que son muy exigentes para compartir los platos. Aproximadamente por 20 Euros por persona se puede comer y beber dos copas de rakı.

El Restaurante Limanda. Con sus ‘mezes’ (tapas turcas ) deliciosas es un buen sitio para comer (Fotografía Anıl Bayram)

El Restaurante Limanda. Con sus ‘mezes’ (tapas turcas ) deliciosas es un buen sitio para comer (Fotografía Anıl Bayram)

Total en 4-5 horas podemos completar la ruta hasta aquí y volver en el autobús desde el centro del Sarıyer hasta Kabataş.

O si os parece atractiva la idea y si os encontráis todavía con algo de energía seguid un kilómetro más hasta la altura de Rumeli Kavağı y disfrutad del atardecer.

Sobre todo, «caminante no hay camino, se hace camino al andar», como dice Antonio Machado.

Después de este recorrido podréis entender mejor los versos de nuestro gran poeta Orhan Veli:

Estoy escuchando a Estambul con los ojos cerrados…

Un reflejo de la amistad de toda la vida (Fotografía Anıl Bayram)

Un reflejo de la amistad de toda la vida (Fotografía Anıl Bayram)

Comparte esta entrada

Twitter Facebook Google+ LinkedIn Del.icio.us Tumblr Del.icio.us

Deja un comentario

  • Twitter
  • Facebook
  • RSS

Biblioteca Álvaro Mutis / Álvaro Mutis Kütüphanesi

Logotipo del Instituto Cervantes

Dirección / Adres:
Tarlabaşı Bulvarı, Zambak Sok 25
34435 Taksim/İstanbul

Horario
Martes-miércoles-jueves, de 11.30 a 14.00 y de 15.00 a 19.15;
Viernes, de 11.30 a 14.00 y de 15.00 a 17.00 Sábados, de 11.30 a 13.00 y de 13.30 a 17.00
Domingos y lunes, cerrado

Çalışma Saatleri
Salı, Çarşamba, Perşembe ve Cuma: 11:30-14:00 ve 15:00-19:15.
Cumartesi: iki haftada bir Cumartesi gün hizmete açıktır: 11:30-13:00 ve 13:30-17:30.

Persona de contacto / İrtibat Kişisi
Francisca Segura.

https://estambul.cervantes.es

bibest@cervantes.es

Red de bibliotecas del IC en la web social

  • Blogs de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Facebook de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Twitter
  • Instagram de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Canal YouTube de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Página de Pinterest de la RBIC

Calendario / Takvim

julio 2024
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
© Instituto Cervantes 1997-2024. Reservados todos los derechos.